Acuerdo de unidad por el rescate de la Ciudad de la Esperanza

Con la mira puesta en los negocios y el tráfico de influencias, se han estancado e incluso retrocedido los programas sociales. La regresión es tal, que en las dieciséis delegaciones se ha generalizado el desabasto de agua.

Acuerdo de unidad por el rescate de la Ciudad de la Esperanza

Este 10 de febrero se firmó, en Iztapalapa, el Acuerdo de unidad para rescatar a la Ciudad de México con innovación y esperanza.

En el acto, encabezado por Claudia Sheinbaum Pardo, advertimos que desde 1997 millones de ciudadanos conseguimos sacar al viejo régimen del poder para instaurar, en su lugar, un gobierno que ensanchó las libertades individuales e impulsó avances sociales, el respeto a los derechos humanos y la mejoría de la calidad de vida.

En clara traición al bono democrático heredado de los tres anteriores gobiernos, la actual administración local, en vez de consolidar los programas sociales, ha mal gobernado con la lógica mafiosa de los cuates y las cuotas y, en consecuencia, ha provocado el regreso de la inseguridad y de las crisis ambientales recurrentes.

Con la mira puesta en los negocios y el tráfico de influencias, se han estancado e incluso retrocedido los programas sociales. La regresión es tal, que en las dieciséis delegaciones se ha generalizado el desabasto de agua.

En tal sentido, el Acuerdo advierte que los adversarios del proyecto democrático y ciudadano se encuentran en las cúpulas del gobierno local y de los partidos políticos mercenarios que en vez de servir a la gente, sólo buscan servirse del poder.
Y que, en contraste, los militantes de a pie de esas mismas organizaciones partidarias, las clases medias y populares, la mayoría de empresarios e intelectuales anhelan una ciudad igualitaria, en la cual se destierren, de una vez y para siempre, corrupción, impunidad, tráfico de influencias y el inmoral enriquecimiento fraguado por unos cuantos a costa de los recursos públicos y el sufrimiento popular.

Para revertir el desastroso desarrollo urbano prohijado por el actual régimen capitalino encabezado por la cúpula del PRD, hoy confabulada con Acción Nacional para continuar con el saqueo del erario, las fuerzas progresistas aglutinadas en torno de Morena, López Obrador y Claudia Sheinbaum acordamos firmar el referido Acuerdo por la Unidad en la Ciudad de México.
A la firma del Acuerdo se ha sumado, por lo pronto, una pléyade de representantes de la sociedad civil, 250 dirigentes sociales, decenas de académicos, deportistas, sindicalistas, exlegisladores, militantes y exmilitantes de diversas fuerzas políticas: del PRD, PAN, PRI, Movimiento Ciudadano, Nueva Alianza, Partido Verde e independientes.

Además de 95 líderes territoriales de la capital, 66 exdirigentes del PRD, entre ellos diez exjefes delegacionales y 14 exdiputados, artistas, líderes de opinión….

Y desde luego, los dirigentes de los partidos del Trabajo y de Encuentro Social que junto con Morena forman, en el ámbito nacional, la coalición Juntos Haremos Historia liderada por Andrés Manuel López Obrador.

En este marco, Claudia Sheinbaum ha llamado a militantes de todos los partidos políticos, a integrantes de organizaciones sociales, a sindicatos, artistas y trabajadores, a la gente de todas las creencias y clases sociales, de manera especial a los jóvenes, a suscribir el Acuerdo Político de Unidad Ciudadana por el Rescate de la Ciudad de la Esperanza.

Por eso, en la batalla por la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, Sheinbaum Pardo, abanderada de Morena-PES-PT arrasa en las preferencias electorales, como indican todas las encuestas confiables.

Así lo señalan, por ejemplo, los sondeos de Massive Caller (35.7 por ciento de la intención del voto) y de El Universal (32 por ciento), mientras la alianza encabezada por el PRD suma 21.9. Y la del PRI-Verde-Panal sólo 8.3 por ciento.

Los ciudadanos respaldan, así, el ideario de Sheinbaum Pardo basado en la innovación y la esperanza, quien en sus interminables recorridos por la capital ha dicho que la inclusión y la equidad deben ser la guía y el símbolo de la Ciudad de México.

De tal modo, en los gobiernos de Andrés Manuel López Obrador y de Claudia Sheinbaum Pardo no habrá funcionarios con residencias en Atlanta y departamentos en Miami, ni con casas blancas en Las Lomas de Chapultepec.

Y pasará a la historia la infame práctica de tener un gobierno rico con un pueblo pobre.

Así, con la equidad e inclusión como los ejes de su gobierno Claudia Sheinbaum conquistará la Ciudad de México.