Cómo contratar un Presidente

Básicamente lo que podemos pensar es que si alguien es más perseverante, trabaja más duro, se enfoca en la híper especialización, y ubica la energía en ofrecer el mejor plan de gobierno, será el mejor Presidente

Por Juan Enrique Huerta Wong

Se presentó en el Tec de Monterrey David Rubenstein, millonario estadounidense con influencia en cualquier número de iniciativas en negocios, política pública y las artes. Uno de sus grandes errores fue no patrocinar Facebook, hace poco más de 10 años, pero aún tiene mucho que enseñar. Hoy que los mexicanos debatimos sobre más de lo mismo, yasabesquién y SabeDiosqué, su conferencia brinda un buen marco para evaluar el posible éxito de un proyecto de país.

Rubenstein enlista 10 recomendaciones para cualquiera que emprenda un gran proyecto. Dado el espacio disponible, comentaré rápidamente 5 de ellas. Con esta base podemos revisar cualquier proyecto y evaluar por ejemplo, cómo contratar a nuestro candidato prospecto.

• Perseverancia mata inteligencia. Cierto, es requisito para el éxito ser razonablemente inteligentes. Pero ser perseverante es más importante que ser brillante. Ninguna de las grandes ideas del Silicon Valley ha sido brillante. Antes de Facebook o Google existían ya compañías ofreciendo servicios similares. Sólo la perseverancia mantuvo su liderazgo.

• Trabajo duro. Nadie nunca consiguió el éxito trabajando 8 horas al día. Desafortunadamente, detrás de cada persona exitosa, se cuentan largas horas de trabajo duro. Los grandes líderes ponen su esfuerzo en colocar su huella en el mundo, lo cual toma un serio compromiso de tiempo.

• Enfoque en destacarse. Rubenstein recomienda máxima especialización en hacer algo extremadamente bien, mejor especializarse que dispersarse. Una vez que alguien gana expertisse en algo, más responsabilidades y recompensas llegan inevitablemente.

• Persuasión. Desarrolla competencias para comunicarse eficazmente de manera verbal y escrita. Aprender cómo persuadir a otros es el secreto de una carrera exitosa.

• Ubicar la energía en aportar el mejor servicio y el mejor producto. El énfasis en el éxito, en ganar dinero o ganar una posición, raramente trae como consecuencia el éxito. Éste necesita ser una feliz consecuencia natural, no la meta principal.

Veamos ahora con estos ojos a los candidatos a la súper chamba. Pensemos que contrataremos este verano a alguien para que sea Presidente, porque de hecho así es como funciona. Básicamente lo que podemos pensar es que si alguien es más perseverante, trabaja más duro, se enfoca en la híper especialización, y ubica la energía en ofrecer el mejor plan de gobierno, será el mejor Presidente.

Lo que sabemos de las encuestas es que AMLO ha ganado puntos para llegar a 33% en las preferencias, Anaya algo más rápido, pero las preferencias aún indican un 21%. En los medios observamos que hay un tercer candidato, pero la población parece no enterarse, y Meade está más bajo a medida que se acerca la elección, para un 11% en las preferencias. La pregunta es si a Anaya le dará tiempo para alcanzar a López Obrador. Futboleramente diríamos que tiene posibilidades matemáticas.

¿Es AMLO el más perseverante? En su tercera campaña presidencial, la respuesta es un claro sí. ¿Trabaja más duro? Sus conferencias de madrugada en sus tiempos como Jefe de Gobierno hacen ver que compite con el tres veces Secretario. ¿Súper especializado? En la súper especialización podríamos meter a Meade como individuo, pero pocas cosas en su gestión como Secretario permiten ver esto como su diferenciador. ¿El mejor plan de gobierno? El lector tiene la palabra.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo