¿Preocupa que en la CDMX 'secuestren' las tomas de agua con fines políticos?

Desafortunadamente los hechos investigados hasta el momento por el gobierno central arrojan que grupos aparentemente vinculados al partido Morena, son los probables responsables de la manipulación del agua con el objeto de generar inconformidad

¿Preocupa que en la CDMX 'secuestren' las tomas de agua con fines políticos?

En días recientes muchos vecinos padecimos en la Ciudad de México un extraño periodo de escases de agua, con el paso de los días esta situación se agravó, al grado de extenderse a delegaciones como Benito Juárez, Coyoacán, Iztacalco, Iztapalapa, Tlalpan y Venustiano Carranza. En algunas zonas se presentaron protestas vecinales, como cierre de vialidades y toma de instalaciones gubernamentales a través de las cuales demandaban la falta de agua.

Cuando el Gobierno de la Ciudad de México a través del personal del Sistema de Aguas acudió a diferentes puntos donde protestaban los vecinos, uno de los compromisos que asumió, fue hacer una revisión de las instalaciones de distribución del vital líquido y al recorrer distintos puntos se percataron de que cerca de 55 válvulas se encontraban cerradas. Esto derivó una investigación por parte de las autoridades para esclarecer los hechos y encontrar a la brevedad a los responsables.

Desafortunadamente los hechos investigados hasta el momento por el gobierno central arrojan que grupos aparentemente vinculados al partido Morena, son los probables responsables de la manipulación del agua con el objeto de generar inconformidad y preocupación entre los vecinos de las colonias y delegaciones afectadas. Cabe mencionar que también la dirigencia del PAN en la capital presentó una denuncia penal contra quienes resulten responsables, ante la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México para que se investigue a la brevedad posible y se castigue a los culpables.

El derecho al agua se encuentra reconocido en articulo 7 apartado F de la Constitución para la capital de la república, de igual manera el artículo 26 de la Ley de Cultura Cívica, expresa sanciones por el uso político e irracional del vital líquido. Desafortunadamente las disposiciones legales no representan un impedimento aparentemente para los simpatizantes de Morena para atentar contra el derecho de todos los capitalinos de contar con un servicio integral de abastecimiento de agua.

Me parece que además de ser un delito grave, resulta inaceptable que, a pesar de las condiciones complejas de la ciudad, en cuanto al uso y distribución del agua, se lucre políticamente, no solo para golpear al gobierno, sino también violentando uno de los derechos humanos fundamentales como es el derecho al agua. Esto es muy delicado y me parece que el Gobierno del Doctor Miguel Ángel Mancera debe tomar cartas en el asunto de inmediato ya que la situación puede detonar fuertes conflictos, ocasionados por la falta de agua.
Más allá de las diferencias políticas que existen, todos los partidos políticos deben asumir posturas serias y responsables ante los problemas que padece la Ciudad de México, planteando proyectos serios en lugar de lucrar con las necesidades de la gente y buscar sistemáticamente la confrontación como tradicionalmente lo ha realizado MORENA.

Los ciudadanos tienen una serie de derechos reconocidos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y no deben ser menoscabados por ningún partido político, para ello, el gobierno debe tener mano dura contra quienes vulneren los derechos de las personas a través del cierre de válvulas para distribuir agua. Una problemática de este tipo merece que tanto el Sistema de Aguas como la Procuraduría General de Justicia actúen urgentemente para castigar a los responsables. Se deben tomar las medidas necesarias para impedir que se presente de nueva cuenta una situación de este tipo.

Como todos sabemos nuestra ciudad es altamente vulnerable a periodos de escases de agua por lo que no debemos escatimar recursos, ni dejar de lado, promover una cultura de cuidado del agua, es obligación de autoridades y ciudadanos colaborar para tener una mejor ciudad, para que las futuras generaciones enfrenten menos complejidades para recibir agua en sus hogares.