Mujeres... imprescindibles

Para dimensionar la contribución de la mujer en el desarrollo del país, la medición del trabajo no remunerado de los hogares es de gran valor

Por Vicente Amador

Las Naciones Unidas acordaron celebrar, cada 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer: no para “festejarlas” sino para recordar y reimpulsar la lucha para conseguir se desempeñen en la sociedad en condiciones de igualdad con el hombre.

A nivel nacional, nos dice el INEGI que las mujeres representaron casi el 49% del personal ocupado en las actividades económicas.

Uno de los sectores donde el papel de la mujer tiene gran peso es el turismo. Hasta la medición del censo del 2014, las mujeres ocuparon poco más de 4 de cada 10 puestos de trabajo remunerados en actividades turísticas.

¿Qué actividades destacan dentro del sector turístico? Sobresale su incidencia en la hotelería, alimentos y bebidas, auxiliares de limpieza, comercio y —donde más participación tienen— en servicios financieros y de seguros, servicios profesionales y técnicos; y de salud y asistencia social.

Para dimensionar la contribución de la mujer en el desarrollo del país, la medición del trabajo no remunerado de los hogares es de gran valor. ¿A qué nos referimos? A todo lo que se hace, desde el cuidado de los hijos, enfermos, labores de limpieza, comida y no se remunera económicamente.

En el 2016 el valor económico del trabajo doméstico no remunerado superó los 4.6 billones de pesos, casi la cuarta parte del producto interno bruto nacional. De todo este monto, la mayor parte, el 75% fue generado mediante el trabajo de las mujeres, quienes ocuparon 2,027 millones de horas a la semana en las labores del hogar.

En promedio, en el 2016 el trabajo en las labores domésticas y de cuidados que realiza cada mujer fue equivalente a contribuir con casi 52 mil pesos anuales, mientras que la contribución por cada hombre en las mismas funciones ascendió a casi 19 mil pesos.

Otro sector donde la participación de la mujer ha sido vital es la cultura. De los más de dos millones 225 mil personas dedicadas a artes visuales, música, conciertos, literatura, impresiones, artesanías y hasta gestión pública de la cultura por referir algunos ejemplos, 4 de cada 10 son mujeres.

El último sector al que me quiero referir es el voluntariado. De cada 100 personas que participan como voluntarias, 48 son mujeres. Esta proporción se acentúa en las instituciones sin fines de lucro que prestan servicios educativos y también en la labor de las instituciones religiosas, donde las mujeres representaron más del 58% del voluntariado.

Indicadores como éste último nos permiten observar que la labor de las organizaciones no sería posible sin el trabajo que las voluntarias donan a través de las instituciones de la sociedad civil organizada. Pero lo mismo pasa en los hogares, y en casi todo el quehacer humano… lo cual nos deja muy clara la complementariedad y la justa necesidad de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres.

Al ESDAI, con admiración

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo