Blíndate de los fraudes en créditos exprés

Se trata de préstamos ofrecidos por empresas falsas que prometen aprobaciones inmediatas y sin consultar Buró de Crédito

Blíndate de los fraudes en créditos exprés

Las vacaciones de Semana Santa son un momento esperado por muchas personas porque es la oportunidad perfecta para desconectarte de la ciudad y librarte del estrés al menos por unos días.

Pero, qué pasa cuando tus amigos ya tienen un pie en Acapulco o Cuernavaca, pero tú todavía estás arrastrando la cuesta de enero y tus ahorros no son suficientes para darte una escapada.

Muchas personas prefieren pedir prestado antes que quedarse en casa y recurren a los llamados créditos exprés. Sin embargo, recurrir a estas opciones de financiamiento puede ponerte en riesgo de un fraude o robo de identidad, de acuerdo con información de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Y sí, sí hay una forma de blindarte.

Primero, ¿qué es un crédito exprés?

Se trata de préstamos ofrecidos por empresas falsas que prometen aprobaciones inmediatas y sin consultar Buró de Crédito.

Estos préstamos normalmente van de cinco mil a 15 mil pesos y, de acuerdo con la Condusef, el fraude a los usuarios ocurre porque algunas de estas empresas solicitan un anticipo (equivalente a un porcentaje del monto solicitado) como condición para acceder al préstamo, pero jamás cumplen con la entrega del crédito. Otras entregan cheques falsos y muchas de ellas hasta solicitan información sensible a los solicitantes.

Estas empresas se aprovechan de la urgencia de las personas. Y si tú no tienes un fondo para afrontar eventos inesperados, tus finanzas son una bomba de tiempo y podrías verte en la necesidad de recurrir a estos préstamos en cualquier momento.

Seguramente te ha pasado que un día se alinean los planetas y el mismo día se te descompone la computadora, la lavadora y además le pegaste al coche del vecino. Pero antes de recurrir a los préstamos, tú deberías tener tu fondo de ahorro de emergencias del que deberías echar mano precisamente para esos casos en el que el universo está alineado para que todo se te descomponga.

Por otro lado, las vacaciones, el acapulcazo, la salida con tus amigos a Cuernavaca, la fiesta del primo de tu mejor amiga, en fin… nada de eso es una emergencia. Todos esos esos eventos los puedes presupuestar. Y no, tampoco deberían ser una razón para acudir a un crédito exprés.

¿Cómo blindarte?

El mejor escudo contra los fraudes de créditos exprés es nunca recurrir a ellos. Tus vacaciones en la playa siempre puedes presupuestarlas y existen apps que ayudan a automatizar tu ahorro desde que te cae la quincena.

Planear un viaje con anticipación no sólo te ayudará a ahorrar para irte cómodamente, sino que te permitirá encontrar mejores precios en todo.
Cuando se trate de verdaderas emergencias, lo ideal es tener un fondo de ahorro que equivalga, al menos, a tres meses de tus ingresos.

Cuando las urgencias te agarran sin un peso en la bolsa te arriesgas a quedar endeudado y en el peor de los casos, a ser víctima de un fraude o suplantación de identidad. Por eso tener tu fondo de ahorro de emergencias será un gran escudo.