SALUD EN TUS MANOS: ¿Tomas veneno embotellado?

Por María Esquivel

Si eres de las personas que no puede pasar un día sin tomar un refresco normal o de dieta, bebidas energéticas o vitaminadas, deberías familiarizarte con algunos de los ingredientes que contienen para que sepas lo que realmente estas dándole a tu cuerpo cada vez que decides tomar uno.

Para empezar, estas bebidas son muy adictivas, pues las combinaciones que contienen son perfectas para que te causen el placer de querer correr a la tienda a comprar más. Algunas personas piensan que el hecho de tomar estas bebidas en versión dietética resuelve el problema para evitar subir de peso y caer en obesidad; sin embargo, las bebidas dietéticas, al contener la combinación de aspartame y cafeína, se convierten aún en más adictivas y dañinas, pues la acumulación de este agente dietético causa daños neuronales, dolores de cabeza, alteraciones de la vista, enfermedades autoinmunes, convulsiones, problemas cognitivos, fatiga, déficit de atención, por mencionar algunos.

Para hacer consciente nuestra alimentación, deberíamos eliminar completamente de nuestra dieta ingredientes que, además de químicos, nos resultan difíciles de pronunciar y memorizar, y los refrescos y bebidas energéticas contienen muchos de ellos. Además del aspartame, es importante darnos cuenta de que otros ingredientes que contienen estas adictivas bebidas son:

  • Propilenglicol: Es un jarabe soluble en agua que se usa como base de aceites para alimentos procesados, también se usa como solvente de colorantes y saborizante para comida. Registros de toxicología arrojan datos de que la ingesta excesiva de este químico puede dañar la piel, el hígado y riñones.
  • Sucralosa: La sucralosa solía ser considerado un endulzante artificial seguro; sin embargo, diversos estudios en animales la han vinculado con casos de mayor incidencia en leucemia, además de que sus efectos secundarios al consumirla pueden ir desde una migraña o afecciones gastrointestinales, hasta taquicardias y aumento de peso.
  • Acelsufamo potásico. El programa internacional de químicos seguros determina que este endulzante artificial contiene metileno, y se relaciona con tumores en riñón, depresión, náuseas, confusión mental, daño hepático, alteraciones de la vista y cáncer.
  • Colorantes para alimentos: los colorantes artificiales han sido, durante años, vinculados con problemas de salud, entre ellos hiperactividad, reacciones alérgicas, disminución de coeficiente intelectual y algunos cánceres.
  • Polisorbato 60: El grupo de trabajo por el medio ambiente clasifica este agente como una amenaza para la salud, ya que puede estar contaminado con óxido de etileno y 1,4-dioxano, que son considerados cancerígenos.
  • Aceite vegetal brominado. Este químico ya ha sido prohibido en 100 países; sin embargo, se le sigue agregando, por lo menos, al 15% de los refrescos para evitar que los saborizantes cítricos queden flotando en la superficie.

Ahora que tienes esta información en tus manos, es muy probable que ya estés convencido de que reducir o eliminar refrescos y bebidas energizantes puede ser un enorme paso para empezar a mejorar tu salud y prevenir daños que pueden ser irreversibles.

Si tienes alguna duda puedes contactarme a mi correo [email protected], o en mis redes sociales @CoachMariaEL y Facebook: Trofología y Alimentación Consciente.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo