XV años de Radio

Hace 15 años Ibero 90.9 era un proyecto de radio experimental, de servicio público, en una universidad privada, un nicho muy específico que pegó por su rareza, por la necesidad que había de hacer otra radio

XV años de Radio
Por Ibero

Por Agustín Peña

Al inicio traíamos nuestros discos compactos, subíamos las canciones a un banco de música que empezó de cero para llegar a una selección de miles de canciones de todos los géneros, muy variadas y eclécticas, no había un sólo género. Lo que nos quedaba claro es que no podíamos cerrarnos a sólo un puñado de artistas, o apoyar específicamente una escena, o sólo dejarnos llevar por nuestro gusto, la música siempre nos ha parecido mucho más amplia de lo que una estación con un solo género musical debía tocar. Hace 15 años Ibero 90.9 era un proyecto de radio experimental, de servicio público, en una universidad privada. Un nicho muy específico que pegó por su rareza, por la necesidad que había de hacer otra radio; escuchar otra música; hablar del ambiente socio cultural; ¿había cabida para otras voces? ¿era posible otro modo de escuchar?. Creímos que sí, nuestro pretexto era empezar de cero, el primer cable, bocina, micrófono y canción. 15 años después hemos crecido, con suerte hemos madurado, y nuestra audiencia también. ¿Nos siguen los mismos? ¿Nos siguen otros? ¿Quién nos escucha ahora?

La identidad de la estación, es lo que ha llamado a un sinfín de personajes que han desfilado por los pasillos y micrófonos de Ibero 90.9. Gente que hemos visto llegar con ojos muy brillantes, ganas de aprender, voces inexpertas, de pronto convertirse en escritores, galeristas, conductores, cineastas, críticos, diplomáticos, activistas, políticos, que durante estos 15 años han construido esta estación con mucho cariño. Y todo con un eje en común, la práctica humanista de la comunicación. Antes pensábamos en lo que le hacía falta a la radio, hoy pensamos en lo que le hace falta a la sociedad.

Nos enorgullece lo bueno, no olvidaremos lo malo, las distintas experiencias han servido para formar el carácter de la estación como es ahora, y cómo la queremos proyectar al futuro. Hemos evolucionado con distintas narrativas. Es bueno recordar el pasado, pero no podemos vivir en él. Por ello creemos en los futuros posibles. Y aunque dicen que el futuro ya no es como antes, es mejor mirar adelante.