Los "enemigos mortales" del buen sexo

Otros “enemigos mortales” del buen sexo vienen a ser los complejos y los prejuicios que arrastramos desde nuestra infancia y desde nuestro seno familiar.

Por Yazmín Alessandrini

El sexo, el buen sexo, tanto para los hombres como para los mujeres, es importantísimo para vivir física, emocional y psicológicamente balanceados. La actividad sexual impacta, nos guste o no, en prácticamente todos los aspectos de nuestra cotidianeidad: En nuestra autoestima, en nuestro estado físico, en nuestro nivel hormonal… ¡en todo! Por lo mismo, valdría mucho la pena que pudiéramos reflexionar sobre la calidad del sexo que tenemos con nuestra pareja, la frecuencia con que lo tenemos y, sobre todo, lo mucho que impacta (positiva o negativamente) nuestro entorno en todo lo referente a nuestra intimidad.

Y sí. Lo cierto es que al igual que cuando nos preparamos para una velada íntima apasionada, preparando todo un escenario que nos permita ponernos a tono para seducir y complacer a nuestra pareja; también es evidente que también hay un sinfín de factores negativos que propician un sexo totalmente desagradable e insatisfactorio.

Uno de los principales “enemigos mortales” del buen sexo lo es, definitivamente, el estrés, la preocupaciones, vivir en un día a día sofocante, en el que no logramos sustraernos de todos aquello que nos presiona y nos preocupa: el trabajo, las deudas, los problemas con los hijos, pensar que nos vamos poniendo [email protected] y que nuestro cuerpo ya no le va a provocar deseo alguno a nuestra pareja… ¡relájense!, procuren desconectar de su sistema todas esas circunstancias que los sofocan cotidianamente.

Otros “enemigos mortales” del buen sexo vienen a ser los complejos y los prejuicios que arrastramos desde nuestra infancia y desde nuestro seno familiar. Por lo regular, los hombres y las mujeres de nuestra sociedad fuimos programados por nuestros padres y nuestros abuelos para desarrollar culpa e incomodidad con todo aquello que está relacionado con el sexo. Crecemos, principalmente las mujeres, con falsas ideas preconcebidas de que todo aquello que ocurre en la intimidad es malo y que genera consecuencias negativas de todo tipo. Y eso no es cierto. Toda pareja requiere de mucha comunicación para superar cualquier prejuicio y complejo que pudiera transformarse en un obstáculo que les impida alcanzar el placer. Hablen mucho con sus [email protected] y sus [email protected] y confíen totalmente al momento transmitir sus inquietudes en este terreno: lo que les gusta, lo que les desagrada, lo que les gustaría experimentar, aquello que les provoca curiosidad, etcétera…

Asimismo, esto particularmente con los varones, otro aspecto que deriva en un muy mal sexo, tiene que ver con el hecho de la falta de caballerosidad y de sensibilidad al momento de estar con una mujer. Señores: Piensen más en su pareja, sean delicados, comprensivos y empáticos con ella. Las caricias, los besos, las palabras, la seducción en sí es tan o más importante que el coito en sí. No sean impacientes ni desconsiderados. Si priorizan el placer de su mujer indefectiblemente su placer será mayor. Garantizado.

Igualmente las drogas y el exceso de alcohol, consumidos por alguno de los dos o por ambos, también va a traer resultados catastróficos en la búsqueda del placer; lo mismo pasará con aquellos que se sienten inseguros de sus cuerpos y creen que no son atractivos para su pareja, porque esa inseguridad los conducirá a enfocarse más en la incomodidad que les genera esa circunstancia y dejarán de lado el disfrute del sexo.

Luchen y erradiquen a esos “enemigos mortales” del buen sexo, para que puedan disfrutar al máximo… juntos.

Y no olviden que todos jueves a punto de la medianoche y los domingos a la 1:00 de la madrugada los espero en su programa “Exclusivo Para Hombres”, que se transmite por Telefórmula (por favor chequen su sistema de cable preferido para verificar nomenclatura del canal).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo