2018: dos visiones, un solo rumbo

Ricardo Anaya ha cumplido con su compromiso de ofrecer conferencias de prensa a las 7 de la mañana todos los días, en las que ha presentado propuestas concretas

2018: dos visiones, un solo rumbo

14 días han pasado desde que arrancaron las campañas y las diferencias entre uno y otro candidato reflejan el México moderno, conectado e informado y el México viejo, populista, peligroso. Dos rostros, aunque uno es más joven que el otro, refleja mucha más visión de futuro que el “experimentado”.

Ricardo Anaya, candidato de la coalición Por México al Frente, comenzó su campaña el primer minuto del 30 de marzo reunido con jóvenes y, desde entonces, ha encabezado más de 20 eventos, entre concentraciones ciudadanas, encuentros con la sociedad civil, cámaras empresariales y jóvenes universitarios.

Ricardo Anaya ha cumplido con su compromiso de ofrecer conferencias de prensa a las 7 de la mañana todos los días, en las que ha presentado propuestas concretas de los siete ejes de su plan para el país.

Gobierno de coalición, cultura, mujeres, jóvenes, la relación con Estados Unidos y el desarrollo de la primera infancia, son algunos de los temas abordados por el joven queretano, preocupado por la propuesta y no por la diatriba.

Sin duda que la elección del próximo domingo 1 de julio será de cambio, una contienda entre dos visiones totalmente diferentes: la Ricardo Anaya con un cambio real, inteligente, con soluciones reales y tangibles a los problemas de hoy, así como propuestas innovadoras y de frente al futuro.

Y la de López Obrador, que representa lo peor del pasado autoritario, con ideas viejas y fracasadas, las cuales donde se han implementado han generado pobreza.

A pesar de toda la guerra sucia y la campaña de mentiras que se desplegó en su contra, Ricardo Anaya es hoy quien tiene mayor espacio para crecer, como lo han demostrado todas las casas encuestadoras.

A diferencia de las que pregonan sus contendientes -quienes incluso prometen lo imposible o son populistas- las propuestas de Ricardo Anaya son concretas, claras y viables:

Programa “Mil Días”, para atender el desarrollo infantil durante los primeros tres años de vida y que establece ocho acciones, como la administración de ácido fólico, antes y durante el embarazo, asegurar la nutrición de la mamá durante y después del embarazo, garantizar todas las consultas prenatales y asignación de hospital para el parto y atención de emergencia obstétrica en todo hospital del país, sin restricción, entre otras.

#NoEsNormal plantea equidad entre mujeres y hombres en todos los ámbitos del desarrollo humano, poniendo énfasis en el tema salarial. Esta iniciativa busca elevar la Norma Mexicana en Igualdad Laboral y No Discriminación a la categoría de Norma Oficial Mexicana, para que haya igualdad de salario sin importar género.

Con su plan para mejorar los salarios, Anaya se compromete a que nadie que trabaje duro y honestamente va a pasar hambre. Con esta acción de gobierno, el panista busca terminar con el agrio y doloroso humor social de millones de mexicanos que no llegan a la quincena, porque el dinero que ganan no les alcanza.

Para alcanzar este salario digno se compromete a que en diciembre de 2022 el salario mínimo alcance el nivel de la canasta de bienestar establecida por el CONEVAL, lo que implica duplicarlo, además de cambiar el mecanismo para fijar el salario mínimo, a través de la creación de un consejo verdaderamente representativo, incluyente y plural, con el que se pueda monitorear el alza de los salarios mínimos, sus repercusiones y las medidas a tomar hacia el futuro para una verdadera política salarial.

Finalmente, a Ricardo Anaya le gusta escuchar a los jóvenes, interactuar con ellos e integrar los retos y propuestas a su plataforma de gobierno. Ayer llenó el gimnasio principal del ITAM para reunirse con universitarios, la semana pasada hizo lo mismo en el ITESO. Según algunos sondeos, este sector podría darle el triunfo al candidato del PAN-PRD-MC, porque es el sector que tiene una visión de futuro sin complejos, moderna y transparente. Y esa es la verdadera visión de futuro.