¿Estamos satisfechos?

Aristóteles consideraba que para ser feliz se requería nacer en buena cuna, tener muchos amigos, riqueza y muchos y buenos hijos

Por Vicente Amador

Uno de los temas que, en general, más nos importan, es la búsqueda de la felicidad. ¿Y qué se necesita para conseguirlo?

Aristóteles consideraba que para ser feliz se requería nacer en buena cuna, tener muchos amigos, riqueza, muchos y buenos hijos, salud, belleza, fuerza, estatura, cuerpo atlético, fama, honor, virtud y buena suerte (Cfr. Retórica). No está fácil, ¿no?

Más allá de estar de acuerdo con él, yo no lo estoy, hay que leerlo pensando en la Atenas de aquel tiempo. Dicho esto, demos un salto de milenios y revisemos qué dice el INEGI respecto a la satisfacción con la vida de los mexicanos.

El promedio a enero del 2018 es 8.2. ¿Qué significa este número? Entre 0 y 4, la persona se identifica como “insatisfecha”; 5 y 6 es “poco satisfecha”; entre 7 y 8 es “moderadamente satisfecha”, que es donde andamos los mexicanos. Y entre 9 y 10 se considera como “satisfecha”.

Quienes declaran mayor satisfacción con su vida son los jóvenes de 18 a 29 años. Salvo en el caso del grupo que está entre los 60 y los 74 años donde el promedio se recupera un poco, en general la satisfacción disminuye conforme envejecemos.

En cuanto a “relaciones personales” estamos moderadamente satisfechos y, como le decía, en general así nos mantenemos en todos los rangos: moderadamente satisfechos en “actividad y ocupación”, respecto a nuestra “vivienda”, nuestros “logros en la vida”, el “estado de salud”, “perspectivas a futuro”, “nivel de vida”, etc.

Pero donde la marrana tuerce el rabo es en la satisfacción con aspectos vinculados al gobierno o a su trabajo. Destaca la “seguridad ciudadana” como el aspecto que concentra el mayor porcentaje de población insatisfecha (4.8%); seguido del “país” (6.1%), “ciudad” (6.9%), “tiempo libre” (7.6%). Ahí sí no estamos satisfechos.

Lo anterior sugiere que en México las personas nos sentimos satisfechas con ámbitos próximos a su vida privada; pero como ciudadanos se encuentran insatisfechos con aspectos relacionados con el ámbito público.

Los mexicanos también reportamos un alto nivel de acuerdo respecto a “lo que hago en la vida vale la pena”, seguido de “soy una persona afortunada”, “tengo un propósito o misión en la vida” y “soy libre para decidir mi propia vida”; mientras que los enunciados con los que menos personas estuvieron de acuerdo son: “soy optimista con respecto a mi futuro y la mayoría de los días siento que he logrado algo”.

Esta información ayuda a saber cómo nos sentimos, es información complementaria a otros indicadores como el empleo, la criminalidad, el producto interno bruto. Al final, son diferentes formas de acercanos a la misma pregunta: ¿cómo estamos hoy los mexicanos?.
Al Tío Pani; hombre satisfecho… de pocos cuestionamientos.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo