La democracia en declive

Pero no todas las naciones tienen este sistema gubernamental, ni todo el mundo piensa que sea la mejor opción

Por Vicente Amador

Muchos quienes nacimos en una democracia, como la mayoría de los mexicanos, damos por hecho que es el mejor tipo de gobierno: un sistema político que prioriza el mandato de ciudadanos y su derecho, ¡y obligación!, de elegir y controlar a sus gobernantes.

Pero no todas las naciones tienen este sistema gubernamental. Ni todo el mundo piensa que sea la mejor opción. Aún más, hay quienes viviendo en una democracia se han desencatanto de ella.

Por el Latinobarómetro —encuesta hecha por una organización del mismo nombre con sede en Chile, y que tiene más de 20 años dando seguimiento a la opinión pública de las sociedades latinoamericanas— sabemos que por quinto año consecutivo el apoyo a la democracia en América Latina no mejora.

Los resultados también arrojan que uno de cada cuatro latinoamericanos es indiferente al tipo de gobierno que tienen. A uno de cada cuatro nos vale, para decirlo claramente.

¿Qué se advierte a partir de estos resultados? Los responsables de la encuesta lo dicen así: “se trata de una enfermedad como la diabetes, que no es visible a simple vista, donde todo parece igual, pero que sin embargo existe y tiene consecuencias. No es lo suficientemente alarmante para enceder las luces rojas pero va lentamente carcomiendo…”.

Los países que más apoyan la democracia son Venezuela, Uruguay, Ecuador y Argentina. ¿Qué habrán vivido para que opinen así? Y los que menos lo apoyan son Honduras, El Salvador y Guatemala. La misma pregunta, ¿qué habrán vivido para opinar así?

El Latinobarómetro también pregunta: “¿cómo diría usted que es la democracia en su país?”. En América Latina solo 5 de cada 100 ciudadanos dicen que hay plena democracia. 27 señalan que hay pequeños problemas y 45 de cada 100 indican que hay grandes problemas. 12 dicen que no es democracia y el resto no responde.

En México los resultados son peores: solo 2 de cada 100 personas piensan que vivimos en una democracia plena.

Los últimos resultados que quiero presentar son lo que responden a la siguiente pregunta: “en términos generales, ¿diría usted que su país está gobernado por unos cuantos grupos poderosos en su propio beneficio, o que está gobernado por el bien de todo el pueblo?”.

El 75% de los latinoamericanos manifestaron que es un gobierno de poderosos que trabajan para su propio beneficio. En Brasil, así lo piensa el 97% de las personas. Y le sigue México, donde lo pensamos 90 de cada 100 personas.

La misma suerte de la democracia la corren los gobiernos: cada año, nos dice el Latinobarómetro, los ciudadanos los aprueban menos. Lo que hoy son las calificaciones normales, hace algunos años eran lo mínimo. Ya lo seguiremos platicando. Mientras tanto, espero la conservemos.

A Jorge Zavala, demócrata.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo