#YoSoyMedico17: Problema de Salud Pública

En el más reciente de los casos, un anestesiólogo fue detenido en Tuxtepec, Oaxaca la semana pasada, acusado de ser responsable por la paraplejia de una mujer indígena a quien tendrá que indemnizar de por vida

Por Juan Enrique Huerta Wong

El endeble sistema público de salud se ha sostenido solamente por la labor casi filantrópica de un ejército de médicos que contra la política pública, la infraestructura, la estructura, los malos sueldos y peores condiciones, incluso las deficiencias del sistema educativo, ha preferido seguir en las filas de ese sistema por pura vocación de salvar vidas.

Por eso es que hoy, leyes que tipifican como homicidio doloso que algo falle en un hospital y resulte en la muerte de una persona, corren el riesgo de convertirse en el principal problema de salud pública en México, con una víctima muy clara: los más vulnerables.

Hace unas semanas, 74 ciudades mexicanas vieron manifestaciones de médicos bajo el movimiento #YoSoyMedico17 que hace alusión al encarcelamiento de 16 médicos en Guadalajara y 1 más en Oaxaca que tienen en común la complicación de procedimientos que en un país con estructura e infraestructura de servicios de salud podrían haber sido considerados de rutina, que terminaron en la muerte de personas.

En el más reciente de los casos, un anestesiólogo fue detenido en Tuxtepec, Oaxaca la semana pasada, acusado de ser responsable por la paraplejia de una mujer indígena a quien tendrá que indemnizar de por vida.

Liberado este lunes, el médico continuará su juicio en una entidad que ha sentado jurisprudencia, después que el año pasado un médico de la ciudad de Oaxaca fue acusado de homicidio doloso por arriesgar un procedimiento sin respaldo de una sala de terapia intensiva en el hospital.

Este antecedente legal es el que permite anticipar la popularización potencial de demandas en contra de médicos. En un país donde la salud pública pasa por anécdotas sin cuento de las carencias notables de personal médico y de apoyo, medicamentos, estructura e infraestructura que no existe o no funciona, los médicos inventan diariamente
procedimientos por mantener vivos a sus pacientes.

En un país además, donde las probabilidades de ser agredido un día cualquiera son grandes, uno puede llegar a la sala de urgencias herido de vida o muerte. Encontrará un equipo médico entre dos filos. Si no lo atiende, pueden enfrentarse a derechos humanos. Si lo atiende y por cualquier circunstancia algo sale mal, pueden enfrentar la cárcel.

Los hospitales con mayores carencias son los hospitales del Sector Salubridad. Caminar en un hospital del Sector Salud es sentirse en Haití por un día. Los pacientes son quienes no pueden pagar hospitales privados.

Culpar a los médicos de las carencias del sector Salud es incriminarlos por estas carencias. Protegerlos es un asunto de salud pública. No por supuesto quiere decir que se deje a merced de cualquier irresponsable a los pacientes. Significa que necesitamos más recursos, y mejores leyes, para garantizar un tema prioritario para México.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo