La salud de los candidatos

Más allá del mal gusto del PRI por presentar en una versión de telenovela la salud de Andrés Manuel López Obrador, sí es relevante conocer la salud física no sólo de él, sino de todos los candidatos presidenciales

Por Héctor Escalante

Es válido preguntar por la salud de un candidato presidencial, que muy probablemente nos vaya a gobernar durante 6 años, sí. Es correcto que se haga mediante un spot de tono dramático y de mal gusto, no.

Más allá del mal gusto del PRI por presentar en una versión de telenovela la salud de Andrés Manuel López Obrador, sí es relevante conocer la salud física no sólo de él, sino de todos los candidatos presidenciales. No es un tema menor saber si una persona está en condiciones de gobernar un país, más uno con los problemas como el nuestro.

El propio Andrés Manuel López Obrador en algún momento cuestionó la salud del ahora presidente Enrique Peña Nieto y también durante el gobierno de Fox hubo cuestionamientos sobre su salud. Y en todos los casos es válido saber sobre el estado físico de los gobernantes.

En la pasada campaña presidencial en la elección de Estados Unidos la republicana Hillary Clinton estuvo cerca de sufrir un desmayo durante un evento, después declaró que tenía pulmonía, en ese momento la candidata ocultó su padecimiento por dos días. A raíz del hecho, Donald Trump señaló que haría público su informe médico.

Incluso el New York Times le dedicó una editorial al tema y señaló que “sea quien sea el que prevalezca, tendrá que afrontar demandas durante todo el día, por lo que parece completamente relevante inquirir en sus historiales médicos y su salud actual”. Pareciera que en México no debiera ser distinto.

El problema es que, por un lado, el candidato de Morena podría ocultar su estado de salud porque eso le presentaría alguna debilidad respecto al resto. AMLO actualmente tiene 64 años, mientras que Ricardo Anaya tiene 39 y José Antonio Meade 49 años. Pero esto no es un tema de edades, sino de salud.

No debería politizarse la edad de los candidatos, realmente no es relevante si llegan con más de 60 o con menos de 40, en cualquier caso tendrán virtudes y defectos. Aquí lo que debemos de poner en discusión es la salud de los mismos.

Debiera ser un requisito conocer el estado de salud de algunos candidatos de elección popular, no es por invadir su vida personal, sino para saber si tienen la fuerza física para enfrentar un cargo que conlleva demasiadas responsabilidades y tensión. Situarse frente al gobierno de un país es la responsabilidad más importante que pudiera tener cualquier ciudadano, lo mínimo es conocer si tiene la condición de hacerlo.

La salud de los candidatos es importante, y tal cual deberíamos de tomar el tema. No es una guerra sucia pretender saber cómo se encuentra, lo que sí es de mal gusto es hacer spots sugiriendo que alguien por su edad no puede trabajar. Pero esa discusión terminaría si los candidatos hacen público su estado médico.

Últimas palabras

El debate del domingo nadie lo ganó, sin embargo, Meade se vio mejor y más estructurado. Anaya por momentos sobrado y aunque es muy fluido quedó a deber. AMLO sumamente limitado e incómodo, le habló a su gente como en mitin. El Bronco, sobra.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo