En el año 2018 ¿necesitamos bancos?

El hecho de que el SPEI haya sido atacado en cinco ocasiones en tres semanas (provocando un desfalco de casi 300 millones de pesos) y las afectaciones en el servicio de diversos bancos, sin duda han llamado la atención del público en general

Por Andrés Terán Morales

Si ha habido un tema que ha estado cercano a eclipsar a las elecciones como el centro de la conversación en nuestro país, ha sido el ataque cibernético que ha sufrido nuestro sistema bancario. El hecho de que el SPEI haya sido atacado en cinco ocasiones en tres semanas (provocando un desfalco de casi 300 millones de pesos) y las afectaciones en el servicio de diversos bancos, sin duda han llamado la atención del público en general . Todo esto me ha hecho cuestionar, ¿qué tanto necesitamos a los bancos? ¿qué otras soluciones tendríamos? ¿son un mal necesario, o realmente nos aportan valor?

Nuevas propuestas

Las preguntas que planteo seguramente fueron las mismas que se cuestionaron los fundadores de las distintas startups que se han fundado durante los últimos años alrededor del mundo. Fintech (o tecnología financiera) ha tenido un auge especial ya que propone una oferta de valor a los clientes afectados por la mala experiencia de uso de diversos bancos. En Estados Unidos y en Inglaterra hay infinidad de servicios prominentes que ofrecen desde pagos y transferencias hasta inversiones en criptomonedas. En el sur de nuestro continente destaca Brasil, en especial la empresa Nubank que está revolucionando al sector financiero en ese país por su propuesta fresca y uso sencillo.

¿Qué pasa en México?

En nuestro país no nos hemos quedado atrás aunque aún queda mucho por hacer. Hay startups que tienen propuestas interesantes pero los grandes bancos tradicionales mantienen la hegemonía en el sector. Algunos bancos en México han desarrollado productos digitales llamativos pero es sólo una parte de su experiencia de uso, muchos siguen atados a procesos complicados y a sistemas complejos. Hay una gran oportunidad para satisfacer a muchos clientes mexicanos descontentos con la propuesta bancaria.

¿Y en cuanto a mis inversiones?

El sector de inversiones probablemente es uno de los más avanzados en México en cuanto a servicios digitales, con GBM destacando por sus diversas propuestas para inversionistas sofisticados o para gente que sólo busca gestión patrimonial. Hoy, servicios como los roboadvisors hacen fácil y accesible invertir y no es necesario acudir a un banco tradicional para hacerlo. Invertir a través de estos servicios es un primer paso para consumir servicios financieros diferenciados que no vienen de las instituciones que conocemos.

Los servicios financieros deben de ser servicios y como consumidores debemos de exigir que se nos de la mejor experiencia posible. La tecnología y nuevas regulaciones permiten que los clientes ahora tengamos más opciones y no estemos limitados a utilizar un servicio que muchos han visto como un “mal necesario”. Viene una época interesante para los bancos con nuevos jugadores que retaran a las grandes instituciones, esperemos que los beneficiados seamos los clientes.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo