Instrucciones para hacer las paces con un millennial

Breve apología, no sólo de los millennials, sino del ser sintiente en general

Por Eduardo Navarrete

Para ser leídas con: “New Rules”, de Dua Lipa

Paso 1. Ser millennial no es ser millennial

Considere que los millennials no son una tribu urbana, sino una generación, por ello es claro que no puede haber un solo tipo de millennial con un solo set de características. Todo tiene más de una sola lectura (inclusive esto).

Paso 2. Oriéntelos, no los intensee

La poca tolerancia a una figura autoritaria es tan comprensible en ellos como en cualquier generación y persona. ¿O usted disfruta el desgaste innecesario de paciencia?

Paso 3. “Chambeo en lo que me raya”

Lo que pocos han entendido es que los millennials sí quieren trabajar, pero no en lo que todos chambean, su oficio tiene que enriquecer el alma, no necesariamente el bolsillo. Si usted ha decidido amasar lingotes, por lo menos en una noche de insomnio le habrá cruzado el alma, la posibilidad de recular.

Paso 4. “Viajo, luego existo”

¿No será más bien envidia la que nos hace señalarlos cuando optan por viajar y conocer el mundo, que comprar un auto, un apartamento o una loza hipotecaria que los haga estar apaciblemente endeudados de por vida?

Paso 5. Si va a ser liberal, aderece con una dosis de salvajismo

Por un lado se les tilda de impacientes, irreflexivos e individualistas, pero con un parpadeo, el ángulo los sitúa como creativos, flexibles y arriesgados. ¿Interpretación proyectiva?

Paso 6. Toque, juegue y aprenda

Rete a un millennial y obtendrá respuesta inmediata. Esto puede sonar contradictorio si voltea a ver el trillado tema de su zona de confort. Nada más falso. Los placeres simples son el refugio de una realidad compleja.

Paso 7. Aah, el ego

Un millennial debe sentirse especial y nunca reconocerlo. Probablemente lo más especial que guarda en su seno es la necesidad de entender que el ego nunca será una inversión que traiga dividendos dignos.

Paso 8. ¿Hablar yooo?

Olvide la existencia del teléfono. Hablar es sólo para quien tenga tiempo y algo que decir. Por texto, lo que quiera. Y si hay monosílabos, mejor.

Paso 9. Reclame su experiencia

Sea que el millennial esté en el campo o en la ciudad, en casa o un restaurante, solo o en una manifestación, todo lo que aparezca frente a su campo de experiencia debe ser instagrameable. ¿Para qué? Repase el punto 7 de estas instrucciones.

Paso 10. Conclusión

Un millennial no es tan distinto a usted, ni en el fondo ni en la superficie, sino en las motivaciones más simples y básicas (Incluso hasta en el arte de lanzar prejuicios y generalizar).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo