¿Cuándo fue la última vez que compró usted un periódico o una revista?

Lancé esta pregunta en mis redes sociales y el resultado corroboró la triste realidad que se experimenta no sólo en nuestro país, porque esto es una marcada tendencia mundial.

Por Raúl Curiel

Es alarmante ver que los medios tradicionales de comunicación, como los periódicos y revistas impresas, han perdido terreno a pasos agigantados, sin que nada ni nadie pueda revertir esta tendencia. Recientemente lancé una pregunta en mis redes sociales: ¿Cuándo fue la ultima vez que compró usted un periódico o una revista? Muchas fueron las respuestas y reacciones pero el común denominador me confirmó lo que ya todos sabemos: muy pocos o casi nadie lo hace.

No faltaron los puristas o los colegas, como yo, que no podemos ejercer nuestra profesión si no hojeamos un periódico o revista todos los días, pero lo cierto es que recibí variadas e interesantes respuestas que les quiero compartir en este espacio:

  • Desde hace 6 años, aproximadamente.
  • Cuando me lo pidieron en la escuela.
  • El pasado viernes.
  • Ayer.
  • Hace más de 2 años, al menos.
  • ¿Periódico, revista? ¿Qué no todo ya está en digital?
  • Ya no compro desde hace 8 años, en la oficina puedo consultarlos.
  • Yo no compro. Me llegan en papel y de manera electrónica.
  • Sólo uno que otro domingo.
  • Dos guías mundialistas hace una semana, pero aún no las leo.
  • Revistas desde hace 2 años, periódicos como hace 10 años.
  • Periódicos y revistas en línea solamente. Yo creo que (impresos) un par de años.
  • Ya no recuerdo desde cuándo.
  • Más de 8 años, posiblemente.
  • ¿Impreso? Hace años. A veces tomó algunos ejemplares gratuitos. Y creo que nunca como ahora leo más noticias.
  • Hace 15 días.
  • Tengo suscripción a dos periódicos y compré una revista la semana pasada.
  • Hace un mes, por curiosidad.
  • Puro internet, aunque checo periódicos en la oficina.
  • Hace una semana.
  • Uyyyy, pues ni me acuerdo.
  • Cada sábado.
  • Mi revista Vanidades ya sabes. La última la compré hace dos meses; la extrañaba.
  • En febrero cuando fui a México, acá en EU tiene más de una década que no compro nada impreso, todo lo leo en línea.
  • Mmmm, todo por internet.
  • Hace tres horas.
  • Todo los días compro periódicos.
  • Periódicos, diario me llegan.
  • No lo hago en años, todo lo leo en línea.
  • Cada mes compro la revista Algarabía, periódico hace como tres meses.
  • Hace 11 años, aproximadamente.
  • Periódico, hace más de 5 años no compro uno y revista también.
  • Desde hace 4 meses.
  • Ayer, de menos cada 15 días o una vez al mes.
  • Tengo suscripción del periódico El Informador y de la revista Merca2.0 e Informa BTL, fuera de esas hace unos 10 años que no compro.
  • Ayer compré un periódico y hace dos semanas una revista; sin embargo, y en honor a la verdad, hacía años que no compraba un periódico. Revistas suelo comprar una al trimestre, en promedio.
  • Desde 2016 y eso porque salí en él.
  • La semana pasada.
  • Hace un día.
  • Ayer.
  • No, hace mucho, cuando ganó Obama compré el periódico como recuerdo.
  • Me da pena ser sincero, no compro.
  • En abril compre las revistas Entrepreneur y Forbes
  • En el año 2000.
  • Desde hace 3 años.
  • Todos los días. Estoy suscrito a un par.
  • Ayer, la Revista del Consumidor.
  • Tengo una suscripción al Mural, pero para mis papás, y luego como de 8 años de no hacerlo, hace 3 meses compré una Forbes y una Entrepreneur porque me llamaron la atención los temas de portada en el super.
  • Cada rato de moda compro todo.
  • Se acabaron, como Siempre en Domingo y Chabelo.
  • Se acabaron esos tiempos, ahora a fumarnos la era digital.
  • Hace no mucho seguía suscrito a Merca2.0, hasta que me di cuenta que las revistas se quedaban nuevas, sin leerse.
  • Soy más digital, pero creo que las editoriales aún no entienden bien lo que buscamos en la pantalla. (aunque Merca2.0 es de lo que más leo en línea).
  • Hace un ratito un Cocina fácil de 1999.
  • Hace dos semanitas.
  • ¿Cuentan las digitales compradas en Zinio.com?

Saque sus propias conclusiones pero también lo invito a reflexionar sobre el nuevo rol que juegan los medios tradicionales versus las nuevas maneras de informarnos.

Más inversiones

Frontier Car Group no duda que el mercado mexicano es relevante. El grupo acaba de realizar un levantamiento de 89 millones de dólares de parte de OXL Group, de los cuales 30 vendrán al país como parte de su plan de negocios de crecimiento en México, en donde opera a través de sus plataformas para la compra y venta de autos usados, VendeTuAuto.com y Autobastas.mx. Cuando inició operaciones, hace menos de dos años, su inversión inicial en México fue de 5 millones y apenas hace dos meses anunció un levantamiento por 15. Todavía a mediados de 2017 sólo contaba con 7 sucursales y ahora ya suma 32 ubicadas en Ciudad de México, Puebla, Cuernavaca, Toluca, Querétaro, Pachuca, Celaya y Guadalajara. Con este nuevo levantamiento llega a 50 millones de dólares invertidos en el país.

La otra conquista

Las empresas nacionales esperan recuperar espacios en las grandes obras y que se privilegie a las compañías nacionales, a fin de que las divisas se queden en el país. Un ejemplo es España, que se llenó de divisas mexicanas beneficiando a sus empresas de energía, constructoras, consultores y despachos profesionales de todo tipo, que obtuvieron grandes contratos.

España, la décimocuarta economía del mundo, se convirtió en la segunda fuente de inversión extranjera directa en México, mientras que gran cantidad de empresas (principalmente medianas) y profesionales mexicanos han sido unos convidados de piedra. BBVA Bancomer y Santander, subsidiarias de bancos españoles, son de las más rentables del mundo. BBVA Bancomer, la institución financiera más importante de México, produjo 46.8% de las utilidades de la matriz española, en el tercer trimestre de 2017. Santander, el banco más grande de España, con fuertes operaciones en México, concentra más de 75% de la cartera nacional.

Otra de las empresas beneficiadas con grandes obras fue la constructora OHL, de Juan Villarmir, que entre sus grandes contratos figuran el Viaducto Bicentenario y el Circuito Exterior Mexiquense, en el Estado de México. La constructora fue parte del círculo consentido de Pemex, con Emilio Lozoya como director general de la petrolera. Previamente había sido consejero de OHL México y de ahí pasó a formar parte del equipo presidencial. Pero esto, son algunos de los casos más emblemáticos de la relación de negocios entre las élites españolas y mexicanas. Seguiremos con lupa esta tendencia.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo