Voto útil: el cambio y la alternancia

Durante el tiempo en que gobernó el tricolor por más de siete décadas, hablar de voto útil en México era imposible

Por David Olivo

El 2 de julio del 2000 el país y todos nosotros vivimos una alternancia inimaginable. El pueblo decidió echar de Los Pinos al régimen priista tras 71 años en el poder. Sin embargo, tres meses antes esta realidad era impensable. Las campañas presidenciales daban una ventaja de 20 puntos a Francisco Labastida por encima de Vicente Fox y Cuauhtémoc Cárdenas. Lo que ocurrió en esos 90 días tuvo una lógica inédita en los procesos electorales mexicanos: el voto útil.

Durante el tiempo en que gobernó el tricolor por más de siete décadas, hablar de voto útil en México era imposible, pues requería al menos tres alternativas reales para poder considerar el voto útil y durante estos 71 años fue simple y llanamente imposible la existencia de una segunda opción, además del PRI.

A ese 2 de julio el panista llegó como el candidato que lideraba la posibilidad de sacar al PRI del gobierno, por lo que pidió a los votantes de izquierda y a los indecisos que ejercieran el voto útil para finalmente sacar al PRI de la silla presidencial. La estrategia funcionó y fue determinante para lograr la tan ansiada y anhelada alternancia.

Así, el voto útil se presenta en una elección cuando hay más de dos opciones pero solamente un vencedor, por lo que la decisión racional de cada individuo de elegir entre estas opciones no solamente se sujeta a la cuestión de qué opción cumple o se acerca más a los intereses de la persona sino que también se toma a consideración qué alternativa se aleja más de esos mismos intereses.

Así, en la toma de decisión de por quién votar, y con información de encuestas, el votante pondera la posibilidad de que la alternativa que menos le gusta resulte electa, por lo que elige una determinada opción para fortalecerla con el propósito de excluir a la alternativa no deseada. En este escenario estarían el PRI y Morena.

Es por ello que en la recta final de las campañas el voto útil cobra especial relevancia, pues se presenta como el acto de elegir la opción que realmente pueda vencer al puntero, aunque no necesariamente sea tu primera opción.

En esta elección, el candidato de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, y el dirigente nacional del PAN, Damián Zepeda, han hecho un llamado reiterado para que los votantes ejerzan el voto útil, el cual se dirige específicamente a quienes no quieren que AMLO llegue a la Presidencia, o sea, para quienes López Obrador es la opción menos deseada.

De esta forma, Anaya confía en recoger a los votantes que le otorgan más valor al hecho de que AMLO no gane, que a darle un voto a su primera opción, ya sea José Antonio Meade o Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”.

Para la población en general, no solo es “sacar al PRI” de Los Pinos sino que persiste un amplio sector que tiene preocupación ante una posible llegada de Andrés Manuel, por lo que Ricardo Anaya resulta ser la opción ideal para evitar esos dos escenarios.

En este escenario, Andrés Manuel López Obrador llega a la última semana de campaña “muy nervioso” debido al voto útil del 1 de julio, mismo que no favorece al político de Morena.

Y aunque las condiciones de los comicios actuales son distintas a las de los de hace 18 años, el cálculo electoral del equipo de Anaya tiene la convicción de que la convergencia de quienes coinciden en el rechazo a una eventual victoria del tabasqueño, es suficiente para darles la victoria.

Sólo cinco puntos separan a Anaya de la victoria el domingo 1 de julio y la apuesta es que los indecisos y el voto útil le den una ventaja de entre 6 y 8 puntos porcentuales, los cuales legitimarían su triunfo ante los tribunales electorales y ante un grueso de la gente, que cansada de populismos y de un régimen caduco, anhela el cambio y abraza la idea de que México tenga el primero gobierno de coalición, lo que dará equilibrio a la toma de decisiones.

Los mexicanos quieren el cambio y, por eso, revivirán el voto útil, aquel que en el 2000 echó al PRI de Los Pinos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo