Civismo e ilusión por el futuro de México

Después de casi 90 días en los que los candidatos han pedido el voto, este domingo se llevará a cabo una jornada electoral crítica

Por José Lebeña

Hoy termina en el limbo una campaña electoral que arrancó el pasado 1 de abril.

El próximo domingo se llevará a cabo una jornada electoral crítica en la que se decidirá el futuro de México en una elección que será inédita.

Se acaban tres meses de discursos, de spots, de mesas de debate, de propuestas, denuncias y de ataques. Casi 90 días en los que los candidatos han pedido el voto a los más de 89 millones de mexicanos que podrán ejercer su derecho el primero de julio.

Estos comicios ya son únicos por la inclusión de candidatos independientes en las boletas. El Bronco saltó desde Nuevo León y para él, el domingo podría ser, además, una especie de plebiscito en el estado norteño. Los datos arrojarán si aún sigue contando con la confianza de los nuevoleoneses o si, por el contrario, Nuevo León ya se hartó de la independencia.

También arribó a las boletas Margarita Zavala, pero hastiada por las dificultades decidió bajarse a medio camino. Zavala era una de las cartas fuertes para este 2018, pero ir sola, empinó la cuesta demasiado. A pesar de que se bajó del tren y del PAN, Zavala no declinó por algún otro contrincante, aunque sí dio el apoyo a ex compañeros panistas como Taboada, en la BJ, o Felipe de Jesús Cantú, en Monterrey.

La elección de este año será histórica. Y lo será porque por tercera ocasión se presenta Andrés Manuel López Obrador. El líder de Morena y sus ideales han aguantado arriba en las decenas de encuestas, pronósticos y apuestas durante estos tres meses. No sólo AMLO, sino también Clouthier y Polevnsky están convencidas de que habrá alternancia en el Ejecutivo federal.

Y es que por aparecer puntero se le ha acusado, una y otra vez, de estar planeando un sistema muy similar al venezolano para México. Pero ni con éste ni con las denuncias sobre las adjudicaciones por dedazo a Rioboó han conseguido golpear ‘sus números.’

Tan convencidos de su victoria están, que Yeidckol Polevnsky aseguró: “Si buscan fraude, conocerán al diablo”. ¿Fraude es igual que derrota? Al final, hay que recordar que sólo cuentan los sufragios del 1 de julio. Pero ¿quién podría hacer fraude?

Detrás de AMLO aparece, en unas y otras encuestas, tanto de los candidatos, como de las casas encuestadoras, instituciones académicas o de investigación e, incluso, medios de comunicación, un segundo lugar muy disputado.

Sin embargo, debemos ser muy mesurados frente a las encuestas, pues estos ejercicios o ‘estudios demoscópicos’ son incapaces de predecir el resultado de una elección, además del uso tendencioso que se les puede dar, pues al final de cuentas, sus resultados no reflejan una precisión estadística, sino la conveniencia de cada campaña o de quien las pagó, ésta es una de las causas por las que Publimetro no hace encuestas, sólo replica las que considera de interés general.

Pero regresando al ‘disputado segundo lugar de las encuestas’, por un lado aparece José Antonio Meade, un funcionario de gobierno con una amplia experiencia en gabinetes presidenciales y que no es militante del PRI, busca refrendar el apoyo del pueblo mexicano a las reformas apadrinadas por Enrique Peña Nieto desde 2012. Este economista ha ostentado el cargo de secretario de Energía, de Relaciones Exteriores, de Desarrollo Social y de Hacienda y Crédito Público en los gobiernos de Calderón y de Peña.

Este tecnócrata es un hombre sensato que tiene ante sí un gran reto el próximo domingo, en especial siendo el “gallo” del gobierno federal.

Por otro lado, junto a Meade, se ubica Ricardo Anaya. Este panista logró aglutinar en la coalición Por México al Frente a las fuerzas de izquierdas contrarias a López Obrador, aunque esto, y su candidatura, hayan causado el malestar dentro de las filas panistas. Este hombre y su familia son cuestionados por unas operaciones inmobiliarias en Querétaro, sin embargo, acusa que se debe a una persecución política promovida por Los Pinos.

El chico maravilla es el aspirante más joven en la contienda presidencial que asegura “es el único que puede ganarle a López Obrador”.

Y es que tanto él como Meade, apelan al voto útil y a los indecisos. Pero recordemos que en el régimen presidencialista no vale quedar segundo, y si bien hoy concluyen tres meses de pelea por ser el primero de las encuestas, lo más importante siempre debió ser ganar la pelea por ser la mejor opción para el electorado.

Es importante apuntar de nuevo que está en juego el futuro del país, por lo que desde estas líneas apelo a la sensatez y al civismo a la hora de votar. A la ilusión y a la esperanza, frente a las presiones y al fantasma del fraude y la compra-venta de votos. Por lo que invito a todos los lectores a que voten con responsabilidad, conciencia ciudadana crítica y exigente, y hasta con el corazón, pero por favor, salgan y ejerzan su derecho a votar.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo