Los retos de AMLO y la reconciliación

Tanto sus votantes como sus no votantes tendremos que estar exigiendo que las promesas se cumplan

Por Héctor Escalante

Andrés Manuel López Obrador arrasó en la elección del pasado domingo, no cabe duda que la mayoría de los ciudadanos tomaron una decisión y una señal clara del hartazgo hacia los otros partidos políticos en el país, en particular el desapruebo al PRI del presidente Peña Nieto, aunque también desastroso el resultado para Ricardo Anaya encabezando al PAN. López Obrador obtuvo una votación histórica que le da una gran legitimidad, pero al mismo tiempo una enorme responsabilidad.

La señal fue clara, la mayor parte de los votantes quisieron darle una oportunidad a AMLO, quien por tercera vez consecutiva compitió en la elección presidencial. Hoy las expectativas son muy altas, expectativas que el propio presidente electo se puso. Más allá de las promesas de campaña, mucha gente en verdad tiene la esperanza de que este gobierno cambie muchos de los vicios que aquejan al país, no será sencillo.

Tanto sus votantes como sus no votantes tendremos que estar exigiendo que las promesas se cumplan. El voto de confianza lo tiene, hoy debe de trabajar para conseguir lo que prometió. Porque además se le está otorgando para su partido Morena, una fuerza inusual en el Congreso, incluso hasta riesgosa. Aún más responsabilidad debe tener el líder de todos esos políticos que, sin duda, muchos de ellos, sin la fuerza de AMLO, difícilmente hubieran ganado.

Será necesario que en los siguientes meses presente un plan de gobierno, con claridad y con certeza económica. Que nos diga cómo se cumplirán las promesas y compromisos de campaña, que nos dé una idea de dónde saldrán los recursos para poder llevar a cabo sus ideales de campaña.

Solamente, en el discurso del domingo por la noche en el Zócalo, reiteró el apoyo económico universal para adultos mayores, también el apoyo para personas con discapacidad. Ambas propuestas parecen justas, sin embargo, hay que preguntarnos de dónde saldrán los recursos. Los ahorros del gobierno, la venta del avión presidencial y el combate a la corrupción no serán suficientes, pronto esperamos una propuesta seria y viable para llevar a cabo la enorme cantidad de planes que tiene.

Su otro gran pendiente es el de la reconciliación de este país, poco más de la mitad de los electores votaron por AMLO, pero la otra mitad no lo hizo. Supondríamos que con la abrumadora victoria la redes sociales estarían en paz, pero no es así. Mucho más conciliador el presidente electo y eso es de reconocerse. Lo deseable es que ese discurso conciliador que tiene AMLO y algunos de sus líderes se transmitiera a sus seguidores, la reconciliación nos hace mucha falta como nación.

El domingo mucha gente votó con la esperanza, López Obrador tiene una responsabilidad muy grande en sus manos, este país no aguanta mucho más, no aguanta que jueguen con su esperanza y sus ilusiones. Este país nos necesita a todos, no se puede dividir más a la gente. En su mensaje justo habló de ello, de reconciliación y reconciliación es lo que necesitamos. Enhorabuena para el próximo presidente, que tenga suerte y capacidad, porque este país lo necesita, todos estaremos y debemos estar observando.

Últimas palabras

Ya se dio la primera reunión entre Peña Nieto y López Obrador, muchos esperaban ruido, pero no. Todo indica que será una transición tersa y ordenada, por mucho lo mejor.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo