10 tips para que tus colaboradores se pongan la camisa

Nuestro columnista Helios Herrera nos brinda una serie de consejos para mantener motivado un equipo de trabajo

Por Helios Herrera

Queremos el mejor desempeño, contratamos sólo a los más destacados y talentosos, nos sentimos con derecho a pedirles más horas de trabajo… Pero ¿qué les damos a cambio?

¿Realmente sabemos si su vida laboral los hace felices? Este domingo lo dedico a todas aquellas personas que tienen a su cargo a un equipo de colaboradores quienes son los que hacen posible que sus empresas estén a flote y den resultados día a día.

No importa si tu platilla se conforma de una a diez personas o si son más de tres mil las que laboran contigo; lo meramente importante aquí, es que todas ellas son seres humanos.

Personas que al final del día van a trabajar, pero ¿no es mejor que en lugar de solo “trabajar” se sientan parte de la empresa y sientan orgullo de pertenecer a ella? A continuación, te presento algunos tips que son clave si quieres que tu personal tenga la camisa bien puesta.

No es novedad que varios estudios han demostrado que, una persona que se identifica con su empresa, será mucho más productiva a aquellas que únicamente pertenecen a ella porque es la única opción que tienen o porque no les queda de otra.

Si lo que quieres es afianzar a tus equipos de trabajo y hacer más que un grupo de colaboradores, una familia empresarial, toma nota:

1. Implícalos. No importa a qué área pertenezcan, hazles saber en dónde y hacia dónde va la empresa y todos los proyectos. De repente solemos pensar que no es necesario hacer saber las grandes decisiones a todos los empleados; sin embargo, en la medida en que cada uno de ellos, desde su trinchera, sabe hacia dónde se dirige el barco, encuentra de manera más sencilla el para qué de su labor.

2. Respáldalos. Cuando sabes que tu empresa no te va a dar la espalda y son un equipo, el compromiso aumenta. Así como los éxitos se festejan, también lo fracasos o los tropiezos; es fundamental que sientan que detrás de ellos hay toda una infraestructura para avanzar y no retroceder a pesar de cualquier obstáculo.

3. Conócelos. Permítete saber quiénes conforman tu empresa, acércate a ellos para conocer un poco de su historia de vida. Cada cabeza es un mundo, y como tal no puedes generalizar que todos tus empleados piensan y sienten lo mismo. Dedica algunos espacios de tu tiempo para cercarte a ellos, pregunta más allá del trabajo y descubre maravillosos seres.

4. Entiéndelos. La vida actual requiere empresas flexibles en horario y modalidades laborales, ofrece esta posibilidad. Escucha sus necesidades, muchas veces por falta de este tipo de ajustes, podemos perder grandes talentos. No es un consejo, cada vez es mayor la demanda de este tipo de trabajos, así que súmate a ellos y déjalos ejercer apoyando sus requerimientos.

5. Capacítalos. ¿Qué mejor que un lugar donde puedas adquirir más herramientas? Constantemente prepáralos. Siempre hay algo por aprender, no importa el tamaño de tu empresa, todos tenemos un potencial para desarrollar. Recuerda que puedes ofrecerles temas de todo tipo y no sólo del giro de tu empresa. Somos seres integrales.

6. Apóyalos. Con límites y reglas establecidas, permite que tengan la confianza para acudir a ti ante algún problema. Nunca faltará quien requiera algo en especial y que, si recibe tu apoyo, de manera directa responderá productivamente y en agradecimiento por ello.

7. Valóralos. Cada uno es una pieza fundamental para que las cosas funcionen, recuerda esto y compártelo con ellos. No pierdas de foco que, sin alguna pieza, el equipo no avanza. Todos son necesario y cada uno aporta lo mejor de sí para poder cumplir sus metas.

8. Retribúyelos. Analiza lo que debe recibir cada uno según el puesto y sus resultados, para pagarles lo que corresponde. Así como hay que valorar su persona, también es necesario que económicamente reciban lo justo según su preparación y resultados. No olvides cada esfuerzo extra que hagan y también considéralo para un bono.

9. Rétalos. A cualquier persona le gusta sobrepasar sus límites, con guía y supervisión, permíteles ir más allá de la rutina. En tus manos hay seres humanos capaces de llegar más lejos, tienes la responsabilidad de llevarlos al límite y ayudarles a ver de lo que son capaces.

10. Agradéceles. Por ser parte de la empresa, por ser parte de un equipo y dar siempre su profesionalismo y compromiso. Por todo y por siempre, por supuesto que todos hacen su trabajo porque para eso están ahí, pero no pierdas la esencia de agradecer en consciencia todo lo que aportan a tu empresa, a la sociedad y al mundo. Mañana lunes pon esto en tu escritorio y analiza aquellos puntos que aún te faltan por poner en práctica. ¿Qué equipo de trabajo quieres tener? Piensa, reflexiona y actúa.

 

LO MÁS VISTO DE PUBLIMETRO TV:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo