¿Por qué arrasó López Obrador?

La lista es larga: el hartazgo de la gente, la necesidad de un cambio, a sabiendas que puede no darse del todo; el vergonzoso descrédito de los partidos políticos en general, etc

Por Víctor Americano

Muchos factores se juntaron en esta decisión 2018 para que Andrés Manuel López Obrador avasallara en las urnas el día 1 de julio, porque no fue MORENA, fue AMLO, la marca es el tabasqueño que se erige como amo y señor del partido. Al propio Andrés Manuel le deberán sus escaños cientos de virtuales ganadores al senado, diputaciones federales, diputaciones locales y presidencias municipales. El nuevo mapa electoral del país se modificó brutalmente por este animal político llamado Andrés Manuel, este “Zoon Politikón" que refería el propio Aristóteles hace 2 mil años. Resulta contundente ver como AMLO dirigiendo a MORENA, ganó en todo el país, a excepción de Guanajuato, donde el PAN contuvo el tsunami del partido guinda.

La lista es larga, el hartazgo de la gente, la necesidad de un cambio, a sabiendas que puede no darse del todo; el vergonzoso descrédito de los partidos políticos en general, muchos de ellos mercenarios de posiciones y beneficios, y al mismo tiempo, siervos de quienes ostentan el poder. La impunidad, la corrupción, los paupérrimos salarios de la gente, la falta de oportunidades, la inseguridad que raya en lo insoportable, en un gobierno en sus más bajos números de aprobación, en los groseros y altísimos salarios de los funcionarios, y así podríamos seguir, en una larga lista, de enojo, de hartazgo, como escribí líneas arriba.

Ganó el voto del hartazgo

Corría el año de 1988 cuando el Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas participaba en los comicios presidenciales enarbolando la izquierda mexicana y que originó un parteaguas en la historia política moderna de México ya que en el imaginario colectivo, quedó tatuado que Carlos Salinas de Gortari había ganado con el mayor “fraude” de la historia, escudado por un Manuel Barttlet, al que se le cayó el sistema (ahora cobijado por AMLO) y dejando esa contienda como una de las más desaseadas de la historia.

En el 2018, la historia fue diferente, fue la gente la que decidió, la que salió a votar el día de la elección, en un ejercicio democrático, ciudadano y libre.

Ganó el voto del “hartazgo”, ganó el voto del “enojo”; hoy en día, a diferencia del 2006, año en que ganó el voto del “miedo”. Los ciudadanos mexicanos podemos dar segundas oportunidades, dar el beneficio de la duda para trabajar pueblo y gobierno a favor del país, pero hay límites.

El dinosaurio… sigue ahí

Al PRI le salió mal la ecuación; efectivamente nos presentaron a un mucho mejor candidato que Francisco Labastida o Roberto Madrazo en su momento; pero Meade con todo y que no militaba en el PRI, tuvo que cargar sobre sus hombros un partido político casi hecho añicos y un gobierno federal de salida en su peor momento de evaluación. Valiente el caso de José Antonio Meade, pero que no hizo click con la ciudadanía que manifestaba su hartazgo; le faltó deslindarse de manera clara y contundente de EPN para lograr una sacudida en el electorado y en sus emociones, asunto neurálgico que utilizó la ciudadanía para definir su voto.

El PRI ha sabido levantarse de derrotas dolorosas, pero la de este 2018, quedará como una de los peores descalabros para ese partido, al haber logrado la menor votación en su historia en cuanto a candidato presidencial se refiere.

Anaya, el padre del Frankenstein

El PAN ni hablar, lo que mal inicia, mal termina, y el Frente Por México, fue un “Frankeinstein” al cual jamás se le vio forma ni fortaleza, todo recaía en Ricardo Anaya, de quien que debo decir, a muchos jóvenes les gustaba por su forma clara de hablar y comunicar, pero que lastimó a muchos en su obsesión por ser el candidato y esas facturas se pagan tarde que temprano. No le alcanzó, se adelantó en sus declaraciones de “meter a la cárcel a EPN” en caso de ganar, además de llegar a la candidatura con mucha basura bajo la alfombra.

AMLO llega sin una varita mágica y con grandes expectativas

Ahora, quien piense que llegando AMLO a la presidencia, va a cambiar de tajo todos los males de los mexicanos, está equivocado; López Obrador no trae consigo una varita mágica para resolver en un minuto los temas tan complicados como lo son generación de empleos, seguridad, educación, salud, erradicar la corrupción y bajar la impunidad, entre muchos otros. Pero dicho sea de paso, AMLO generó muchas expectativas con sus promesas de campaña y discursos, y la gente es exigente, de inmediato pedirá una muestra clara, un golpe sobre la mesa que demuestre que las cosas si van a cambiar en la administración del tabasqueño. ¿Podrá AMLO ofrecer un tributo al pueblo mexicano, tal y como lo hizo Salinas con La Quina?

AMLO el conciliador

La nota de Arturo Rodríguez García publicada en la Revista Proceso, se tituló “La concordia increíble”, y refleja lo que fuimos testigos en la semana pasada, la más tersa de las relaciones entre AMLO, los empresarios (si, los que una vez lo llamaron peligro para México) y hasta con Enrique Peña Nieto (a quien el tabasqueño ubica como miembro de la mafia del poder), en pleno Palacio Nacional. Así como usted ya conoce, AMLO ha mostrado serenidad, diálogo y prudencia para la transición, tanto así que el peso tuvo su mejor semana frente al dólar en más de 7 años. Así que después del triunfo López Obrador se encuentra instalado en su “República amorosa”, que ojala sea real y nos beneficie a los mexicanos.

La lista de “pluris” de la 74 Legislatura en Michoacán

Finalmente se dio a conocer la lista de los 16 diputados plurinominales de la que será la 74 Legislatura local, y tal responsabilidad recaerá por parte del Partido Acción Nacional en, Javier Estrada Cárdenas, María del Refugio Cabrera Hermosillo y David Alejandro Cortés Mendoza (hermano de Marko Cortés); por parte del PRI en, Eduardo Orihuela Estefan, Adriana Hernández Íñiguez, Marco polo Aguirre Chávez y Yarabí Ávila González.

Mientras tanto por parte del PRD, serán pluris, Adrián López Solís, Miriam Tinoco Soto y Erick Juárez Blanquet; por el PT solo iría Carmen Marcela Casillas Carrillo; por el PVEM, Ernesto Núñez Aguilar y Lucila Martínez Manriquez.

Por Movimiento Ciudadano amarró pluri el líder Francisco Javier Paredes Andrade; y finalmente por MORENA, irían, Francisco Cedillo de Jesús y Wilma Zavala Ramírez.

¿De verdad el PRD pierde su registro como partido?

No, definitivamente no; la Ley de Partidos Políticos, en su artículo 94, inciso “C” dice al calce: “Son causa de pérdida de registro de un partido político, no obtener por lo menos el tres por ciento de la votación válida emitida en alguna (ojo en alguna) de las elecciones federales ordinarias para Diputados, Senadores o Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, tratándose de un partido político nacional”, así que el PRD no lo logró en para la Presidencia de México, pero si logró más del 3% en cuanto a Senadores y Diputados Federales; pero aún con eso, no se quitan de encima la seria maltratada que les propinó AMLO con su partido MORENA, de verdad es momento de refundar al Sol Azteca.

Gracias porque usted nos distingue con el favor de su lectura.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo