Las mil amores y Straight

Por Ricardo Tinajero

Ya saben que no me cansaré de recomendarles buen teatro. Este fin de semana tuve la suerte de ir a Coyoacán, al teatro Enrique Lizalde (Eleuterio Méndez11, esquina Héroes del 47, en Coyoacán) a ver la obra “La mil amores”, en ésta alternan en los papeles estelares Lolita Cortés y Laura Luz. Este viernes le correspondía dar función a Laura. Pero les contaré tantito de este espacio. Tiene su estacionamiento propio. 

Sorprendido por la arquitectura, pregunté  acerca de este y me enteré que a construcción data del siglo XIX.  Algunos cuentan, que fue parte del monasterio de la orden de San Jorge;  pero alrededor de 1950 el maestro Seki Sano fundó ahí  “El teatro club Coyoacán”, este gran dramaturgo, fue considerado “El padre del teatro en México”. Me quedé con el ojo cuadrado, porque ahí preparaba a futuros actores;  con este maestro japonés  tomaron clases grandes figuras del espectáculo mexicano, que ahora son leyendas, como Pedro Infante y Silvia Pinal. También ha sido escenario para filmaciones de películas, la última fue “Cantinflas”, sólo por mencionarles una.

Después de este breviario cultural, volvamos a “La mil amores”. Escrita y dirigida por Paco Lalas; que por cierto me enteré ese día, que la escribió en una sola noche y la montó en tan sólo en un mes. Es una comedia musical, donde un ensamble de jóvenes actores conformado por Romina Marcos (hija de Niurka), Bastian (hijo de Edith Máquez) Christian Veac, Claudia Dueñas, Fernando Nicolás, Ana Celia Azuela, Emilio Treviño, Robert Coronel, Carlos Garciagalan, Aylin Britzel y Seidy Bercht, dan vida a las diferentes etapas de la vida amorosa de Vanessa.

Como les dije ese día le toco a Laura luz dar función. La güera, como le digo de cariño, cobija y demuestra porque es una de las actrices más solicitadas del teatro musical en nuestro país. Llena de energía el escenario, baila, canta y actúa. Interpretando magistralmente canciones de los ochentas y noventas. Si ustedes son fans de “Mentiras”, “Si nos dejan” o de alguna otra como estas, no se pierdan esta porque les dejará un muy buen sabor de boca.

¡Que poca…!

El domingo me fui a ver la obra Staight, en el teatro Milán, pero primero hice una parada en el Comedor Lucerna. Saben que nunca escribo nada negativo, pero si quiero contarles algo que me parece indignante que me pasó al llegar. En domingo no hay parquímetro en la ciudad, pero ahí hay vivales, sinvergüenzas, gente sin escrúpulo, que quiere hacer su voluntad. Al estacionarme te salen de la coladera y quieren cobrarte $50 pesos, por dejar tu coche ahí. Justificándose que ahí te lo cuidarán y te saldrá más barato que si lo dejas en el Valet Parking del teatro o en algún estacionamiento de la zona.

Lo que me molesto fue que un tipo de estos que sólo quiere dinero,  me dijera, “no güero, si lo dejas en otro lado le puede pasar algo a tu coche, mejor dame los $50 pesos y no le pasará nada”… ¡Que poca madre! Te amedrentan para que lo dejes, eso es un robo. Hago un llamado a las autoridades de la zona, comerciantes del comedor Lucerna, a Mariana Garza y a Pablo Perroni, para que hagan algo con esta mafia de “Viene, Viene” que quieren hacer su agosto, y que sólo quitan las ganas para ir comer y después ir al Teatro Milán. ¡Bueno ya me desahogué!

Comedor lucerna un deleite para el paladar

¡Ahora si hablemos de lo bien que se come en el comedor Lucerna! Ahí pueden encontrar variedades de Hot dogs, hamburguesas, pizzas, mariscos, cortes de carne, postres y bebidas como café, cócteles, cervezas artesanales y vinos de todas las partes del mundo. Siempre en este último, me he llevado varias decepciones, soy amante del ceviche de pescado. Ahí encontré un lugar donde lo preparan en el momento y se llama “El camarón ahogado express” sólo les puedo decir que ahí me enamoré de su ceviche, de los tacos de marlín, de las tostadas de atún, de los cócteles de mariscos, de las carnitas de atún… Podría mencionarles  la carta entera, pero mejor descúbranlo ustedes mismos. Y algo que me encantó fueron sus precios, son muy accesibles. Así que dense una vuelta al comedor Lucerna y disfrutarán de un rico desayuno, comida o cena; vayan con la familia, amigos o hasta en plan romántico. ¡Ese es el lugar!

Que vuelva “straight”

Como dice el dicho el dicho, “barriga llena, corazón contento”, saliendo de comer me dirigí al Teatro Milán, para ver  a Zuria Vega, Erick Elías y Alejandro Speitzer en la obra “Straight”, escrita por Scott Elmegreen y Drew Fornarola, dirigida por  Manolo Caro y producida por La Rama de Teatro, BH5 y Oscar Uriel. Desgraciadamente no se las puedo recomendar, porque el domingo fue el fin de la temporada. Y no fue porque no haya querido ir a verla, sino me moría por hacerlo, pero no había boletos.

Pero afortunadamente para esta producción siempre tenían lleno en  cada función. La historia era la de Dan un joven banquero que tenía novia, pero a su vez, tenía atracción con otros hombres y por eso conoce a Andrés. Lo cual desemboca en una encrucijada, entre moralidad, los  sentimientos y decidir por lo que dicta la sociedad o seguir a su corazón. Ojala muy pronto Óscar Uriel vuelva a reponerla para que todos ustedes la vean. 

Los invito a que me sugieran, comenten y también me recomienden lo que les gusta. Mis redes sociales son: Twitter @Tinajas, Instagram @tinajas75 y nos vemos la próxima semana

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo