Los hábitos digitales que te impiden ahorrar

A continuación los mejores consejos para cuidar de tus finanzas en esta era digital

Por Ilse Santa Rita

Ilse Santa Rita

  Si quieres empezar a ahorrar, entra a piggo

Hace unos días una de mis mejores amigas me confesó que tiene un problema con las compras por Internet. Se dio cuenta porque, una noche de insomnio, decidió entrar a un portal comprar unos zapatos que le gustaban.

La mañana siguiente abrió su clóset y encontró ahí una caja con unos zapatos idénticos a los que había comprado la noche anterior.

Los zapatos no habían viajado durante la noche para instalarse en su recámara. Ella había olvidado que apenas una semana antes, en otra noche de insomnio, ya había comprado esos mismos zapatos, pero jamás los desempacó.

Este caso no se trató de un simple un olvido, sino de una afición que ella ha adoptado para matar el tiempo y que le está haciendo gastar de más y sin la satisfacción que antes le daba haber comprado algo que le gusta.

El boom digital y comercio electrónico ha hecho que prácticamente desaparezcan las barreras para hacer compras de impulso. Hoy es más fácil que nunca hacerlas: las haces con un botón, cualquier día de la semana y las 24 horas. Antes por lo menos tenías que esperar a que las tiendas físicas abrieran. Hoy ya ni eso.

La era digital no solo cambió la forma en la que nos comunicamos y nos entretenemos, también cambió nuestros hábitos de consumo, lo que inevitablemente se refleja en nuestro bolsillo.

Muchas empresas entendieron que, para que las personas creáramos nuevos hábitos de consumo, debían hacerlo fácil, simple. Pero si ya tenemos la mesa puesta para gastar, ahora nos toca a nosotros ponernos candados para eso no afecte nuestras carteras e incluso asegurarnos de que la tecnología, así como nos ayuda a gastar, también lo haga para ahorrar e invertir.

Si tú también quieres evitar que tu gasto digital se pase de la raya, aquí digo algunos hábitos digitales que nos están impidiendo ahorrar y algunas ideas de cómo atacarlos.

  • Guardar tus datos en las páginas de compras por Internet hace que tus compras sean súper fáciles. Eso está bien. Pero si crees que ya te estás pasando de la raya, elimina los datos de tu tarjeta. Así, cuando quieras comprar algo, tendrás que hacer todo el proceso de registro de medio de pago y podría ser un desincentivo para las compras de impulso.
  • Renovar suscripciones a servicios digitales sin asegurarte de que siguen agregándote valor. Haz una revisión de todos los servicios que tienes contratados, tal vez haya alguno por ahí que ya ni siquiera estés ocupando y valga la pena cancelar.
  • Usar todas las apps del mundo para gastar, pero no para ahorrar. Si ya vas a usar todos los servicios digitales habidos y por haber, pues por lo menos usa alguna app que también te haga super fácil ahorrar y que te ayude a automatizar ese ahorro. Así la era digital no servirá únicamente para sangrar tu quincena. La app de piggo es una opción.
  • Sentir que las temporadas de rebajas tienes/debes comprar algo. Eso no aplicaba cuando sólo había tiendas físicas y tampoco aplica ahora.

También puedes leer:

Lo más visto en Publimetro TV:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo