Nuevo año, nuevo tú

Por Toño Esquinca

Bien se ha dicho que hay eventos de la vida que no se pueden evitar, y que lo más importante es la manera en la que les damos respuesta y principalmente resolución. La idea de evitar problemas es tan utópica como aburrida, porque son justo ellos la componente más interesante de esta experiencia.

Los bien o mal llamados problemas son lo que nos pule; aquello que afortunadamente nos va dejando cada vez mejores, cada vez más grandes, cada vez más despiertos, y cada vez más sabios al atravesar la prueba. Hoy es el año nuevo en el calendario solar de la monumental cultura Maya. Hoy es el día que ellos marcaron como el punto más alto del sol y por lo tanto como ese momento en el cual podemos plantar semillas con toda la fuerza para que florezcan.

Siempre es buen momento para recomenzar, pero hoy con especial énfasis de acuerdo al significado de los maestros mayas, el cosmos se alinea para hacer florecer de la mejor manera esos sueños y propósitos a los que les queramos dar vida y poder. ¿Ya tienes tus semillas? Haz una selección cuidadosa de eso que quieres dejar atrás para que ya no lo traigas más a tu momento presente y que no te estorbe en el nuevo huerto de tus proyectos.

Sé orgánico con aquello que deseas y sé completamente fiel, mantente leal y entregado a aquello que quieres ver hecho realidad. A veces lo que queremos está a tan sólo un pequeño paso de firmeza y fe, así que no desistas, a menos que la vida te muestre claramente que no es por ahí. Este es un gran momento para aprovechar la fuerza que viene de la proyección de la astrología de una de las razas raíz más atinada y elevada que ha tenido nuestro planeta y que para nuestra buena estrella es uno más de los tesoros de esta bendita tierra mexicana.

Fluye con la magia de estos influjos de energía de renovación y reinvención. Resetea aquello que -muy honestamente contigo mismo- no te deje nada más que sabores amargos; recuerda: no tiene que ser aquello que no está en tus manos cambiar, pero sí la forma en la que lo vas a tomar y en la que lo vas a vivir. Esa es precisamente la alquimia y el poder de transformación que llevas dentro.

Aunque suene muy elevado en realidad es algo muy cotidiano, y eso sí que está completamente en tus manos. Escoge cómo vas a experimentar tus retos: la sazón que les des es tu mera elección.

También procura rodearte de eso que quieres ver en tu vida: ve a los lugares que te más te inspiren, busca información que te sirva y desecha la que sólo te haga ruido, siempre fíjate en que sea una fuente confiable, guíate con historias que te inspiren y entérate de cómo otras personas han superado desafíos parecidos a los tuyos, y si en tu interior sientes que es necesario, apóyate con grupos de ayuda que ofrecen una gran contención; ya si de plano te sientes muy abajo, busca organismos que estén brindando ayuda a otras personas y grupos, porque sirviendo es como te darás cuenta de cuán necesaria es tu colaboración y que hay miles de causas por las cuales puedes darle a tu vida un nuevo sentido mientras encuentras tus demás objetivos y afilas tu cuchillo para llegar a ellos.

Sea algo simbólico o muy real, el hecho de pensar que hoy es un nuevo inicio con todo el Universo de tu lado, cambia completamente tu actitud ante lo que viene, y si en verdad con toda esa pasión que por más dormida que esté llevas dentro lo crees, lo vas a crear tarde o temprano. Yo sí creo que este es una extraordinaria oportunidad para volver a darle impulso y trayecto a mis más queridos sueños, los de siempre y los de hoy mismo, ¿y tú? Feliz año nuevo maya. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo