Breve diccionario de la impunidad

Por Eduardo Navarrete

Para ser leído con: “Pig”, de Sasac

Los diccionarios mienten: no se saben adaptar a la celebración del tiempo en un momento en el que es imposible hacer una lectura alfabética de la realidad. 

Por eso, y como cada día es un vocablo, salvemos su honor replanteando significados y virtudes, así sea sólo por hoy. 

Político – Especie de escasa virtud al cual, para entenderlo, es necesario cambiar cada una de sus palabras en discursos, por antónimos. 

Corrupción – Saqueo considerado inmoral, siempre y cuando se trate de más de 500,000 dólares. 

Tráfico de influencias – Semáforo a modo en la avenida de las sonrisas mutuas, cuando se trata de avanzar (porque las partes han de transar).

Simulación – Dícese de el rol, descripción de puesto y objetivo profesional de carrera de un político, resumido en una idea de vida. 

Comisión – Instrumento que usa el gobierno para hacerse aún más tonto cuando no cabe espacio moral para tener un pelo de tonto. 

Verdad histórica – Argumentos cuidadosamente diseñados para hacer pública y llevadera una mentira histriónica. 

Riqueza – Imán quintaesencial para quien está hueco por dentro. 

ƒopiniFiscalía – Ungüento a modo para mostrar al mundo que se está haciendo algo. 

Cinismo – Único lenguaje manejado, cuando a usted le toca pasar, de ser humano a clase política. 

Prerrogativas – Inquietantes cosquillas acarameladas que disfruta sólo porque están ahí, a la mano. 

Sistema Judicial – Deidad inventada para llenar de expedientes el sentido común. 

Fuero – Control sobre acciones y personas para que usted haga lo que quiera en nombre de la nación y sus excentricidades no lo lleven al Ministerio Público. 

Especulación – Única herramienta disponible y a la mano, con la cual el habitante de este país cuenta para cobrar certezas personales a partir de escenas de ciencia ficción.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo