¡No le temas al futuro!

Por Yazmín Alessandrini

La coyuntura política por la que atraviesa nuestro país en estos momentos ciertamente tiene a muchísimas personas exageradamente estresadas. La incertidumbre por lo que vendrá en el futuro inmediato, saberse vulnerables por pisar terrenos desconocidos, definitivamente puede sacar de su zona de confort a cualquiera. Por lo mismo, resulta sumamente valioso que todos los seres humanos, hombres y mujeres por igual, podamos desplegar, a través de la inteligencia emocional, las herramientas adecuadas para salir lo mejor librados posibles de aquellos cambios que no dependen de nosotros.

Por principio de cuenta, hay que comprender que la incertidumbre o el miedo a lo desconocido siempre se va a presentar cuando, consciente o inconscientemente, tomamos un camino distinto al que teníamos preconcebido. Si somos personas de procedimientos convencionales o que muy pocas veces nos atrevemos a tomar riesgos extremos, seguramente cualquier intento de cambio, por muy mínimo que éste sea, nos va a desbalancear y probablemente hasta nos va a asustar. Sin embargo, también debemos considerar que un escenario diferente al que pertenecemos también puede representar un parteaguas que eventualmente nos impulsará a situaciones distintas, que no necesariamente tienen que ser negativas.

 Así las cosas, lo primero que debemos aceptar es que la vida está llena de cambios, de momentos que nos harán evolucionar, que nos harán crecer en lo personal, en lo laboral, en lo familiar, en lo espiritual… ¡en todo! Pero esto sólo será posible si ponemos en sincronía nuestro mundo interno con nuestro mundo externo y también si nos decidimos a abandonar aquello que conocemos como nuestra zona de confort, que no es más que un status intangible que nos conmina a quedarnos estancados y que nos aleja de aquellas circunstancias que podrían impulsarnos a evolucionar en todos sentidos.

El miedo es inherente a los seres humanos, es parte de nuestra condición como tales. Sin embargo, aquí lo importante será hacernos el siguiente cuestionamiento: ¿Qué tanta importancia o peso específico le vamos a conceder a éste como para que defina o limite nuestra vida?  Y aquí también va a ser de vital trascendencia que entendamos que las rutinas juegan un rol preponderante para que nos veamos impedidos a aceptar y ser parte de los cambios. Cada decisión que tomemos o que dejemos de tomar en el corto, mediano y largo plazos van a afectar nuestra vida de distintas formas y a distintos niveles; pro eso, debemos estar plenamente conscientes de que si nos quedamos en la inacción muy seguramente estaremos equivocándonos y arruinándonos.

Cierto, hay personas a las que les gusta creer que lo más seguro o conveniente es vivir con el piloto automático activado, permitiendo que lo días, las semanas, los meses y los años transcurran sin mayores emociones y sobresaltos… pero esto para muchos no es vivir, sino subsistir. La vida tiene que estar llena de constantes retos y emociones, y éstos se deben asumir y vivirlos a plenitud, porque sólo así llegará el conocimiento, el aprendizaje y la sabiduría. De nada sirve reaccionar cuando la tormenta ya se alejó y los rayos de un nuevo día comienzan a asomarse. ¡No le teman al futuro!

Y no olviden que todos jueves a punto de la medianoche y los domingos a la 1:00 de la madrugada los espero en su programa “Exclusivo Para Hombres”, que se transmite por Telefórmula (por favor chequen su sistema de cable preferido para verificar nomenclatura del canal).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo