El presidente que no quiere decidir 

Por Héctor Escalante

Las decisiones de un presidente son muy complicadas, es el cargo más importante que un hombre o una mujer enfrenta en cualquier país, por ello, un mandatario debe tener preparación y capacidad para tomar las resoluciones más difíciles que estén en su mesa, debe tener liderazgo y un equipo apto para enfrentar enormes problemas que aquejan a una nación. 

En México no es la excepción, el pasado 1 de julio muchos mexicanos eligieron a Andrés Manuel López Obrador como su presidente. Treina millones de sufragios lo acreditan como uno de los presidentes más votados de los últimos tiempos. Esos 30 millones de personas que lo eligieron, más los otros 50 millones de personas que no ejercieron el voto o lo hicieron por otro candidato, apuestan que su presidente será el líder que se necesita en nuestro país. 

Sin embargo, la semana pasada hubo una rueda de prensa, en la que se presentaron los dictámenes técnicos sobre el nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México. Durante el anuncio no se llegó a una resolución, de hecho, el presidente electo señaló que “es una decisión que vamos a tomar entre todos”. 

Es un desatino pensar que nosotros, los ciudadanos de a pie, tenemos la capacidad para tomar una decisión de esa magnitud, desde luego que no tenemos los conocimientos técnicos en aeronáutica e ingeniería, para si quiera entender la problemática. Entonces, ¿a qué se refiere López Obrador? ¿Lo que nos quiere decir es que él y su equipo son incapaces de tomar una decisión complicada? 

Durante la rueda de prensa, AMLO también señaló que fue una obra que le heredaron, es cierto, sin embargo, todos los presidentes entrantes encuentran pendientes para su gobierno, en cualquier parte del mundo. Otro dato notable que se dijo fue que la cancelación nos costaría 100 mil millones de pesos y se comentó que no había certeza de que las pistas de Santa Lucía, que desde campaña siempre argumentó como la solución, funcionen. 

Aquí lo más lamentable es que con todos esos datos el gobierno de AMLO no pueda tomar una decisión al respecto y nos pretenda dejar la responsabilidad a nosotros. No queda claro qué quiere López Obrador; dijo que se haría una encuesta o una consulta en las plazas públicas para el mes de octubre, sin si quiera ser presidente, sin ningún tipo de metodología, sin certeza y con muchas dudas. 

Malas noticias tener este tipo de anuncios del próximo mandatario de México, porque aunque nos crea unos genios, no tenemos idea sobre cómo tomar una decisión así. Lo mejor sería que nuestro próximo presidente decida lo mejor para el país, al final del día como mexicanos lo que menos queremos es un presidente que no quiera decidir.

Últimas palabras.

Parece que en el PRI las cosas se quedarán como están y Claudia Ruiz Massieu seguirá al frente, por lo menos un año más. El PRI es la 5ª fuerza política en el Congreso que asumirá el 1 de septiembre.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo