#NoAlAcuerdoMordaza

Por David Olivo

LEY MORDAZA: ley que declara ilícitas diversas libertades, como la de expresión, información o manifestación, o que restringe o limita actividades anteriormente consideradas como lícitas. Y hoy más que nunca la libertad de expresión está en riesgo en el país.

El Movimiento Regeneración Nacional (Morena), cuyo líder es el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, tiró línea a sus fracciones parlamentarias del Congreso de la Unión y de la Ciudad de México para que imponer, mediante sus mayorías legislativas, la censura.

Ayer, en el Senado, el PAN encabezó una protesta ante la imposición de un acuerdo mordaza, que busca impedir la libertad de expresión de los senadores y las senadoras de la República, que refleja -una vez más y con mayor preocupación- una voluntad autoritaria de su mesiánico líder.

El pretexto para dicho acuerdo fue el de la excesiva carga de trabajo, por lo que plantean reducir las intervenciones de los legisladores. Lo único que promueve es la división y la destrucción de la libertad de la libertad de expresión. Promueve la intolerancia.

Por ejemplo, ahora que Morena es mayoría en el Primer Congreso de la Ciudad de México, quiere que los representantes populares “recuperen su dignidad”. ¿Cómo? prohibiendo, sí prohibiendo, diversas frases entre los diputados locales, como “el que no transa no avanza” o “vivir fuera del presupuesto es vivir en el error”, para dar paso a la “austeridad republicana” o al “amor y paz”, como pregona su líder por todo el país.

Ayer, tras la aprobación en el Senado del Acuerdo Mordaza, Acción Nacional encendió una alerta democrática para el Congreso y para el país entero para no permanecer inmóviles ante tal imposición, porque violenta el derecho fundamental a argumentar y defender puntos de vista en el parlamento y contradice la voluntad de la ciudadanía que votó por la integración plural de ese órgano legislativo.

“El grupo parlamentario del PAN rechaza tajantemente la imposición de este arbitrario acuerdo, que fue subido tramposamente de último momento, porque secuestra el derecho de los legisladores a exponer sus ideas y refleja que el partido mayoritario tiene miedo al debate”.

“Decidimos abandonar la sesión porque no se trata de una cuestión solamente de minutos, se trata de un asunto de fondo que pone en riesgo premisas esenciales de la convivencia política en una democracia”, advirtió Damián Zepeda, quien encabezó la protesta de los senadores panistas.

Este tramposo acuerdo de Morena se da luego del asomo de un autoritarismo por parte de AMLO para limitar la libertad de expresión en todo el país, primero de la prensa (a la que llena de calificativos e insultos, como “prensa fifí”) y ahora de los integrantes del Congreso, a los que no quiere escuchar.

El Acuerdo Mordaza en el Senado retrata lo que vive el pueblo venezolano con Nicolás Maduro o los intentos de Donald Trump de acallar las críticas en Estados Unidos modificando las leyes. “Solamente en los sistemas autoritarios, antidemocráticos, donde no se respeta la voluntad ciudadana, ni las libertades fundamentales, se observan estos ataques sistemáticos a la libertad de expresión”, manifestó Zepeda.

La decisión de ayer del Grupo Parlamentario del PAN de abandonar el Pleno fue una decisión de conciencia, una protesta para decir No al autoritarismo y No a la represión de la libertad de expresión.

Para Acción Nacional es claro que la excesiva carga de trabajo es un pretexto de Morena inaceptable, toda vez que con anterioridad ya se había planteado ampliar los días de sesiones, su duración o ampliar el periodo de sesiones, a lo que Morena se opuso.

Es por eso que, ahora ya con las mayorías legislativas, resulte una farsa y una contradicción que quienes en campaña o en otras legislaturas afirmaron defender los derechos de las minorías y hoy aplasten la libertad de expresión y restrinjan el debate y el libre intercambio de ideas.

Ya en diciembre pasado, a iniciativa del PRI, el Congreso reformó el Código Civil Federal para sancionar a comunicadores o medios de información por dar a conocer un hecho, cierto o falso, que cause deshonra, descrédito, perjuicio o desprecio a alguien. A esta reforma también se le denominó Ley Mordaza, debido a que deja en el desamparo a los periodistas.

Parece el Morena no entiende de lecciones políticas y más que querer eficientar el trabajo legislativo el Acuerdo Mordaza signifique la peor y más vulgar de las venganzas contra los partidos que tradicionalmente tenían mayor peso político. Es por eso que el PAN grita: #NoAlAcuerdoMordaza.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo