La interminable campaña de López Obrador

Por Héctor Escalante

A nuestro próximo presidente realmente le gusta estar en campaña, al menos eso parece con su llamada gira de agradecimiento que comenzó hace poco más de una semana. Una gira por el país que no es otra cosa que escuchar porras por parte de sus seguidores y él sentirse aclamado.

A los políticos les gusta que la gente los adule, que les aplaudan, que los feliciten. Una de las ventajas de las campañas es que a los candidatos les organizan sus eventos y regularmente asisten personas que están para aplaudirles, para gritar a su favor sin cuestionarles nada, esos son los eventos de campaña, aplausos sin crítica.

López Obrador es un experto en el tema de campañas, las hizo en los últimos 12 años, hablando solamente de las presidenciales. Logró en ese tiempo encontrar un nicho de oportunidad, un público fiel que con el tiempo se volvió, en muchos casos, fanatismo para su persona.

A nuestro próximo presidente le encantan los eventos donde hay largas filas para tomarse una selfie con él, le encanta que lo alaben, que le rindan culto, le encanta el contacto con la gente que lo reconoce como su líder. En ese contexto es la gira del agradecimiento, la gira para regresar a la campaña que tanto le gusta, la gira en donde los asistentes serán mayormente sus seguidores, así es como organiza Morena estos eventos. 

Seguramente en el camino encontrará reclamos, sin embargo, siempre habrá manera de echarle la culpa a los gobiernos anteriores, de anunciar alguna consulta para solucionar un tema difiícil, acusar a la prensa Fifí sobre un tema incómodo o señalar que los manifestantes son infiltrados o provocadores.

Al igual que siempre, veremos eventos a modo organizados para el próximo presidente, fanáticos, en vez de críticos, maestros de ceremonias que siguen cantando lo mismos cánticos como si fuera campaña, movilizaciones en camiones para llenar los actos y muchos, muchos aplausos, como le gusta al presidente electo. 

Uno de sus problemas es que, para su mala o buena suerte, cómo lo quiera ver el siguiente mandatario, ya ganó la elección y ahora le toca gobernar, muchas de las porras que le gritaban se volverán críticas y, con ello, veremos si el próximo presidente las aguanta y atiende.

Veremos pues si AMLO es capaz de aceptar los comentarios y las notas de los medios que hagan crítica sin insultarlos, veremos si asume responsabilidades o echa culpas a los gobiernos del pasado, veremos si quiere gobernar o decide continuar con su eterna campaña, la que tanto le gusta.

Últimas palabras

Aún no sabemos cómo se llevará a cabo la consulta sobre el nuevo aeropuerto, ni si quiera el próximo Secretario de Comunicaciones lo sabe. Falta un mes y seguimos esperando.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo