¿La Cuarta Transformación?

Por David Olivo

La historia de México ha sido violenta. El país es hoy lo que es gracias a sus tres transformaciones profundas, las cuales sangraron a millones de connacionales en distintas épocas. El gobierno que se alista para asaltar el poder -o saltar al poder- promete una cuarta y pacífica transformación, pero lo que se vislumbra es una etapa de incongruencias y autoritarismo, envuelta en un velo de ironía.

La Independencia fue un movimiento armado que se extendió de 1810 a 1821, con el cual el país se libró del dominio español tras 300 años de conquista, en un contexto donde prevalecía la pobreza y discriminación, principalmente contra los indígenas. Tras esta guerra la  nación enfrentó inestabilidad política y social hasta la elección del primer presidente constitucional: Guadalupe Victoria.

La guerra de Reforma se extendió de 1858 a 1861 entre liberales y conservadores, con la derrota de estos últimos y Benito Juárez estableció su gobierno en la Ciudad de México. Esta batalla consiguió un logro mayúsculo: la separación Iglesia-Estado.

La Revolución comenzó en 1910 con la rebelión contra la dictadura de Porfirio Díaz. Gracias a esta guerra hubo reforma agraria, los campesinos se convirtieron en ejidatarios y se promulgó la Constitución que nos rige actualmente, la de 1917.

Andrés Manuel López Obrador y Morena ganaron las elecciones del 1 de julio y anunciaron la llegada de una cuarta transformación “desde abajo”, “profunda” y “radical”, pero pacífica, la cual incluirá el rescate al campo, reducción de la desigualdad, una “auténtica democracia”, “austeridad republicana”, “revocación de mandato” y una serie de ocurrencias sin fin…

Sin embargo, a poco menos de dos meses de rendir protesta como Presidente de la República, AMLO y sus más cercanos colaboradores se estrellan y se estampan con una alta pared de incongruencias y realidades.

Animal Político destapó la cloaca de la Estafa Maestra, donde se desviaron casi 2 mil 300 millones de pesos desde la Sedesol en tiempos de Rosario Robles. Y a pesar de las pruebas presentadas por ese medio informativo y por la Auditoría Superior de la Federación, AMLO calificó a su excolaboradora como un “Chivo Expiatorio” y calificó el desvío como un circo creado por la “mafia en el poder” y los medios de comunicación.

Después de reunirse con el presidente Enrique Peña Nieto, quien lo paseó por Palacio Nacional, AMLO afirmó que recibiría un país con estabilidad y sin crisis financiera, pero al cabo de los días se desdijo y como si tuviera un acto de bipolaridad, afirmó que recibiría un país en “bancarrota” y dejó entrever que nomás los recursos no le iban a alcanzar para cumplir todas sus promesas de campaña. Obviamente, los Ninis se pusieron a temblar.

Apenas esta semana se desarrolló un foro con comuneros y ejidatarios de la zona de Texcoco para analizar el tema del Nuevo Aeropuerto Internacional de México donde miembros del futuro gabinete criticaron el proyecto. En el encuentro con representantes de 17 pueblos mexiquenses, Alejandro Encinas, María Luisa Albores, Román Meyer, Javier Jiménez Espriú calificaron la megaobra como un monumento a la corrupción.

Sin embargo, al mismo tiempo, el Jefe de Gabinete, Alfonso Romo, afirmaba ante empresarios e inversionistas que el proyecto va y que no se detendría, sin importar los resultados de la consulta pública, programada para finales de este mes. Incongruencia tras incongruencia.

Y lo que encendió las redes, para el pitorreo nacional, fue la boda “fifí” de César Yáñez publicada en exclusiva en la revista ¡Hola! Hace ocho años esa misma portada de revista presumía la boda de Peña Nieto y Angélica Rivera. Los morenistas la tacharon de frivolidad total. Hoy se muerden la lengua… y sangran.

La boda de César Yáñez, hombre más cercano al presidente electo Andrés Manuel López Obrador, y Dulce Silva hizo ruido, del negativo e innecesario, por lo ostentoso de la celebración, cotizada en unos 10 millones de pesos. Para los “fifís”, es la Boda del Año.

El hecho suscitó miles de críticas del sector político, social pero lo peor para ellos es el repudio y las burlas de la gente de a pie, la que votó por él y por Morena. NO entendieron los últimos años. ¿Cuarta Transformación? Ja! Pobre México.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo