Número uno del mundo en tráfico: la Ciudad de México

Por Guillermo Lira

La movilidad es un caso urgente para el mundo, ya que la población urbana –a partir de 2010– ha rebasado a la población de pequeñas ciudades o rural y esto se acrecienta a pasos gigantes. En las zonas rurales se estima poca la baja de migración a ciudades, pero en las ciudades, el número de habitantes crecerá en los próximos 30 años como nunca.

Estamos viendo crecer edificios y menos metros cuadrados por habitante. En esta medida, la Ciudad de México fue calculada el año pasado con 49 mil 88 personas por kilómetro cuadrado (P/km2), superada por metrópolis como Shanghái, con 74 mil 370 P/km2, o Nueva York, con 58 mil 530 P/km2, pero las personas en sus trayectos de vehículos son más eficaces en el resto del planeta que en México.

Quizás sí somos muchos, pero quizás también estamos mal organizados para complementar nuestro transporte diario y hacerlo mas efectivo. Veamos…

El número uno

Esta semana tuve oportunidad de asistir a la exposición de movilidad sustentable que ofrece el museo BMW en Múnich, Alemania, un inmueble que, por cierto, está considerado –en su conjunto con el famoso edificio de la compañía y su “Mundo BMW”– como el sitio cultural más visitado de la ciudad. Ahí mismo vi la gráfica de cómo la Ciudad de México es la número uno en congestionamientos de tráfico del mundo.

Es decir, los que vivimos en esta metrópoli poco circulamos y mucho estamos literalmente estacionados en las calles, avenidas y vías rápidas. En segundo lugar estaba Bangkok, seguida de Yakarta; en octavo lugar, Rio de Janeiro, y en lugar 10, Beijing.

La gráfica mide el nivel en horas y porcentaje de las calles en congestionamiento total. En la Ciudad de México, se calculan 227 horas anuales de este tipo de tráfico, mientras que en Beijing son 179 horas.

Imagine, no hay día laboral en el que no vivamos sin un tráfico importante y, cuando estamos en el volante, sólo pensaremos que en realidad es el peor del mundo.

La siguiente pregunta quizá va a que hay muchos autos y por ello no nos movemos, pues esto podría no ser del todo cierto, pues acuérdese que muchos ya no circulan y, además, por cada mil habitantes, los países que más autos tienen por personas son Estados Unidos –con 821– la Unión Europea –con 581– China –con 118– e India –con 22. La siguiente pregunta son las opciones de movilidad afuera del automóvil propio.

Cuando visita uno ciudades de alto nivel de población, de países con más vehículos por habitantes, se encuentra con soluciones que en la Ciudad de México no existen.

Simplemente para llegar a esta exposición que le comento caminé dos cuadras por una banqueta que se complementaba con una ciclopista y luego un área de árboles antes de llegar al asfalto para autos; llegué a una estación de Metro donde estaban estacionadas, por lo menos, 100 bicicletas y algunas más motocicletas de quien vive un poco más lejos de la estación y ahí toma el Metro para ir a trabajar y de regreso toma su bici para llegar a su casa. Esto, claro, sin que dejara de haber flujo constante de coches en las calles. El transporte público pareciera estar pensado en rutas de mediana distancia a lugares más distantes donde vive la gente, quizás en poblaciones a 15-20 minutos de distancia, pero muy pequeñas y no están estorbando el tráfico del lado derecho de la vía, acercando a las personas a estaciones de Metro o lugares de trabajo.

Igual me pasó en el autoshow de París, las ciclopistas abundan y son respetadas, y las estaciones de Metro subterráneo parecen llegar a todos lados en minutos, los autos eléctricos están conectados y listos para servir a quienes quieren ocuparlos por hora, las bicicletas compartidas de ciudad y servicios privados –por igual– están listas por todos lados y las motocicletas están en, por lo menos, 80% de las banquetas, que tienen ciertos metros de ancho. Es decir, lo multimodal es lo que está haciendo que se muevan las personas dentro de su ciudad y en la Ciudad de México parece que no lo estamos pensando a largo plazo así, sino en vías directas por una sola avenida o ruta recta, que poco conecta hacia los lados y, de verdad, no veo bicicletas estacionadas afuera de las estaciones de metro, motocicletas fuera de los centros de trabajo, ni tantos usuarios de bicicletas en zonas más alejadas a las que están en terreno plano y cercano a Reforma, Insurgentes o Condesa-Roma-Polanco. Visité, por igual, la ciudad de Hannover, donde parece que las personas vienen de mucho más lejos, pero las ciclopistas están llenas de bicicletas –en su mayoría con asistencia eléctrica– y hasta dispositivos, de lo que conocemos como “patines del diablo” eléctricos, llevaban a ejecutivos de traje y corbata a su trabajo en la mañana.

En fin, seguí con la exposición en el museo y me encontré el mapa de la ciudad de Múnich con el servicio de Car-Sharing, o en español de renta en el momento, que básicamente te permite –si necesitas usar un auto– rentar el más cercano, reservándolo por los siguientes 15 minutos; si ya lo localizaste, usándolo por un trayecto y dejarlo en tu destino o transferirlo a quien ya lo estará esperando cuando llegues a tu destino, todo a través de aplicaciones en el teléfono. Sólo se ocupa cuando, por ejemplo, tiene que llevar algo pesado a casa, sabe que pasará a comprar algo, va a ir acompañado por personas que no esperaba o así lo planeó. Quizás para evitar un resfriado esa tarde, pues le parece que hace mucho frío, pero la verdad, el sistema está trabajando y es exitoso en este tipo de ciudades. En la pantalla, los autos verdes (libres), rojos (en uso), amarillos (reservados), no dejaban de moverse ¿En México lo veremos…?

En sí, tenemos que trabajar en varios frentes y uno de ellos no es eliminando los autos, pues no se logrará nunca; es más, está demostrado que la producción de vehículos se incrementará, serán cada día más necesarios, avanzados y desarrollados que nos ayudarán a movernos con más eficiencia y facilidad, con total seguridad en ciudad y carretera, entonces lo que queda es combinarlo con todos los demás medios de transporte y hacerlos eficientes, no dejar de incentivar a ninguno de ellos, desde el peatón que camine más, hasta el ciclista con bicis compartidas, el motociclista con mucho más sitios para estacionarse, Metro con cada día mas conexiones a ciclovías y estacionamientos de vehículos de dos ruedas, centro de ciudad con cada día menos kilómetros transitables de autos que no sean verdes y crear mayor nivel de estacionamientos subterráneos, etcétera. Quizás la meta es hacer de todo lo posible en la materia, todos, para quitarnos el primer lugar de tráfico en el mundo; todos deberíamos de cooperar, claro que debemos decidirlo y hay decisiones que pueden cambiar la vida de una ciudad por la autoridad y se cambia cuando el ciudadano se adapta fácilmente o con cierto trabajo, pero con beneficios inmediatos en su vida.

La exposición no pone un panorama fácil para este reto en cualquier ciudad, pero si un futuro multimodal, eléctrico, conectado, seguro y con dispositivos reusables, reciclables y con energías sustentables. Imagine una exposición en un museo de una de las armadoras más famosas del mundo hablando de tráfico, y es por que saben que son parte de la solución, nadie está ajeno a solucionar la mejor vida para todos.

Lo más visto en Publimetro TV:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo