La consulta ciudadana en la que nadie gana

Por Héctor Escalante

La comunicación del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, respecto a la consulta sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México, ha sido errática, los voceros de su gobierno hacen malabares para intentar explicar lo que su jefe dice previamente. A unos días de la consulta, y a pesar de tener ya la pregunta que se realizará, sigue habiendo más dudas que respuestas.

Parece que el próximo gobierno hace un esfuerzo por asumir temas polémicos que no le corresponden aún, la decisión sobre el nuevo aeropuerto, que ya está en construcción, es una acción del gobierno actual, sin duda que habrá una afectación para el gobierno entrante, sin embargo, ellos tienen que tomar las decisiones y asumir las consecuencias. Lo que no debe hacer un gobienro es trasladar la responsabilidad de una decisión técnica a la ciudadanía y pedir a los medios que sean ellos los que realicen los foros de debate.

Espacios como el de Ciro Gómez Leyva, en Imagen y Radio Fórmula, atendieron el llamado del presidente electo para hacer foros con especialistas para ampliar la discusión sobre la consulta y que los ciudadanos tuvieran más información sobre el sentido de su decisión. Sin embargo, esa no es la responsabilidad de los medios, sino del gobienro, parece esteril el esfuerzo de un foro en un canal de televisión o estación de radio si al otro día parte del equipo de transición rechaza alguna de las opciones, es decir, Texcoco.

El ejercicio de gobierno implica tomar decisiones que no le gustarán a todos, la participación ciudadana es indispensable para fortalecer al propio gobierno, sin embargo, en temas absolutamente técnicos esa participación no solo es innecesaria sino riesgosa, los ciudadanos sin conocimientos suficientes en algún tema en particular pueden cometer un grave error al tomar una decisión equivocada, es el gobierno quien debe asumir esa responsabilidad.
Lejos de generar empatía con la consulta ciudadana sobre el NAIM, el próximo gobierno abona a la polarización que ya veníamos arrastrando desde la campaña presidencial, las redes sociales de nueva cuenta están abarrotadas de posiciones en favor y en contra, siempre acompañadas de descalificaciones. La gente tiene una batalla encarnizada que pareciera innecesaria si López Obrador y su equipo tomaran una decisión.

La consulta ciudadana se hará, aun con muchas dudas sobre su procedimiento, aun sin saber quien la pagará, ya legisladores como Porfirio Múñoz Ledo y Ricardo Monreal han señalado que ellos no aportarán, aun sin saber quienes serán los ciudadanos que la organicen y cuál fue el procedimiento para elegirlos, aun sin saber cómo llegaron a la pregunta que se hará. La consulta de López Obrador se dará, porque el próximo presidente así lo desea. No cabe duda que será una consulta en la que una opción tenga más votos, pero pareciera ser también una consulta en la que nadie gana.

Últimas palabras

En redes sociales hay una especie de borregada digital, gente que se suma a ataques sin saber por qué, gente que comparte textos sin leerlos o gente que insulta porque sí, esa es la época digital.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo