Mitos de la sexualidad masculina

Por Yazmín Alessandrini

Segunda Parte

La semana pasada, abordamos algunos de los principales mitos que envuelven a la sexualidad masculina en una sociedad como la nuestra, donde desafortunadamente pueden más el machismo, la ignorancia, la misoginia y los estereotipos que un verdadero deseo de acortar distancias con respecto a un integral ejercicio de la intimidad junto a la pareja, lo que definitivamente va en detrimento de un goce pleno tanto en hombres como en mujeres porque, al final del día, muchas conductas sexuales de los varones son propiciadas por las señoras.

Así que, ¿qué les parece si completamos el decálogo de “Mitos Sexuales Masculinos” para que de una buena vez pongan manos a la obra para erradicarlos?:

Mito #6.– Sólo los penes grandes rifan. ¡Falso! ¡Falso de toda falsedad! Definitivamente vivimos en una sociedad donde por generaciones se ha ponderado a los varones que calzan grande, pero el hecho de no contar con un miembro viril de grandes dimensiones no le impide a damas y caballeros gozar de una sexualidad plena. Sí, lo cierto es que vivimos en una sociedad fálica, pero vayamos quitándole preponderancia al tamaño del pene, porque la sexualidad no debe centrarse en esta cualidad, sino en todas las habilidades de los protagonistas. Si tu virilidad no es como las de las grandes estrellas del cine para adultos no te preocupes, abócate a descubrir que otros “talentos” posees. Tu pareja sabrá agradecerlo.

Mito #7.– La vasectomía aniquila el deseo sexual del hombre. ¡Nada que ver! Es más, ocurre todo lo contrario, porque las parejas que optan por este método anticonceptivo tienden a relajarse más porque el riesgo de un embarazo no deseado desaparece por completo. Además, en esta sencilla cirugía lo único que sucede es que se corta el conducto por el que pasan los espermatozoides (al no salir expulsados con la eyaculación el organismo “los absorbe”), pero el hombre sigue produciendo semen. Así que, ¡no se preocupen!

Mito #8.– Para embarazar a una mujer hay que eyacular. ¡Mucho ojo con este mito!, porque lo cierto es que durante todo el acto sexual mientras el pene está excitado o erecto está segregando líquido seminal y éste contiene espermatozoides, por lo que si la penetración se da durante los días fértiles de la mujer hay muchas posibilidades de que el óvulo pueda ser fecundado

Mito #9.– Los medicamentos para la disfunción eréctil son afrodisiacos. ¡Noooo! La proliferación en el uso de la famosa pastillita azul y sus similares en tiempos recientes ha derivado en uno de los mitos sexuales masculinos más nuevos, por lo que los caballeros tienen que entender que estos auxiliares para detonar la erección no funcionan de forma mágica. La sustancia médica de éstos no necesariamente despierta el deseo sexual (y, por ende, una erección) en quien no lo posee, ya que éste se produce a través del cerebro y no en el miembro viril.

Mito #10.– ¿Y el Punto ‘G’ de los hombres? Estudios recientes arrojan que los varones si cuentan con un símil del famosísimo Punto ‘G’ de las mujeres, pero ¿qué creen?… antes de que se emocionen de más, déjenme decirles que se trata de la próstata, esa glándula que durante la etapa reproductiva juega un rol súper importante y la cual al estimularse, a través del conducto rectal masculino, con un dedo de su pareja por lo regular, provoca un placer muy intenso. Lamentablemente, todavía son pocos los caballeros que se animan a gozar de esta experiencia.

Y no olviden que todos jueves a punto de la medianoche y los domingos a la 1:00 de la madrugada los espero en su programa “Exclusivo Para Hombres”, que se transmite por Telefórmula (por favor chequen su sistema de cable preferido para verificar nomenclatura del canal).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo