¡No me ayudes compadre! Delitos contra las empresas

Una de cada tres empresas, desde las chicas hasta las grandes, fue víctima de algún delito en el 2017

Por Vicente Amador

Muchos piensan que la prosperidad de un país, en concreto su crecimiento económico, es tarea del gobierno. Y claro que tiene una participación importante, pero el desarrollo nacional prioritariamente depende de los empresarios quienes, en sus micro, pequeñas, medianas o grandes empresas, abren fuentes de trabajo que nos permiten obtener ingresos para mejorar nuestro nivel de vida. No es el gobierno quien paga a la mayoría de los ocupados.

Lo que sí le toca al gobierno es ofrecer las condiciones para que tanto las empresas como sus colaboradores puedan crecer. Una de esas condiciones, tal vez la central, es asegurar un ambiente seguro donde el mercado crezca. ¿Y qué dicen las empresas sobre el crimen que las afecta?

Una de cada tres empresas, desde las chicas hasta las grandes, fue víctima de algún delito en el 2017. La Encuesta Nacional de Victimización de Empresas 2018 del INEGI estimó 3.8 millones de delitos contra las empresas, las cuales afectaron a un millón y medio de unidades económicas.

Los delitos más cometidos son el robo de bienes, insumos, mercancías; el robo hormiga; la extorsión, los actos de corrupción y el fraude.

Al menos con los empresarios con quienes he platicado, la estadística les ajusta como traje a la medida. Te narran cómo los han asaltado; robado un automóvil de la organización; desaparecen productos de la tienda; o les borraron la información de sus sistemas y les piden dinero para recuperarla; las autoridades les pidieron dinero para aprobar un trámite, y un etcétera largo.

A nivel nacional, seis de cada diez unidades económicas considera la inseguridad y la delincuencia como el problema que más les afecta. Además, se trata de una percepción que ha venido creciendo con los años. El bajo poder adquisitivo de la población es considerado como el segundo gran problema por casi cuatro de cada diez empresas.

Uno de los órganos más sensibles del cuerpo, es el bolsillo. Si nos pegan en él, brincamos pronto. Cómo no estarán dolidos los empresarios si se estima que a los negocios del país les cuesta, en total, casi 156 mil millones de pesos la delincuencia.
Si esta suma la divides entre todas las empresas de México, en el 2017 cada organización pagó poco más de 66 mil pesos por gastos en medidas de protección y por pérdidas a consecuencia del delito.

Una vez más, si así lo perciben empresarios, por algo será. Luego no extraña por qué le dicen al gobierno: “que tiene que no me ayudes, no más no me amueles compadre”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo