Maduro, el vergonzoso invitado

Por David Olivo

“Nosotros invitamos a todos los países del mundo. No podemos excluir a nadie. México va a sostener una política exterior de amistad y de respeto a todos los pueblos del mundo. Alguien puede opinar en contra de un dirigente y otro contra otro, pero México invita a todos. Por ejemplo, va a venir el segundo de Corea del Norte y el Vicepresidente de los Estados Unidos”.

Estas fueron las palabras de Marcelo Luis Ebrard Casaubón, perfilado como próximo Secretario de Relaciones Exteriores, para justificar la invitación al impresentable presidente venezolano, Nicolás Maduro Moros, a la toma de protesta de Andrés Manuel López Obrador como presidente de México, el próximo 1 de diciembre.

El Partido Acción Nacional envió un claro mensaje en nuestro país reprobando la presencia del mandatario de Venezuela: “Rechazamos toda violación a los derechos humanos, la migración forzada, la persecución política y el sufrimiento del pueblo venezolano” y lanzó el hashtag #MaduroNoEresBienvenido”.

Más allá de las fobias políticas en contra de este presidente, debemos resaltar los motivos por los que tiene sumida a Venezuela en una de sus peores crisis en materia económica y de derechos humanos, además de por qué no puede ser bienvenido en México.

Primero sepultó el socialismo del petróleo. Cuando Maduro asumió el poder, en 2014, el barril costaba 96 dólares, un año después 49 y en 2016 entre 30 y 40. Es decir, el principal recurso e ingreso de Venezuela se había, casi, evaporado.

Después satanizó el libre mercado, cuando el Estado pasó ser un gran aparato productivo y centralizador, llevando a cabo un estricto control de precios y de transacciones cambiarias.

Esa política económica no podía durar mucho sin traer severas consecuencias. Llegó la superinflación, debido a que en medio de esa situación crítica, el gobierno venezolano se dedicó a imprimir más y más dinero para cubrir las cuentas públicas ante la baja de ingresos, y divisas, de parte de la industria del petróleo.

Esta hiperinflación podría llegar este año a un millón por ciento, según el FMI. Lo que provocó escasez de productos básicos, como jabón y papel higiénico, así como medicamentos.

La crisis política en Venezuela alcanzó a la económica. Recientemente, Maduro sustituyó a la Asamblea Nacional, por la Asamblea Constituyente, para evitar que el órgano legislativo fuera controlado por la oposición, lo que derivó en fuertes protestas brutalmente reprimidas por su gobierno, que tuvieron un pico en 2017 y dejaron un saldo de al menos 120 muertos y 2 mil heridos.

Ante este escenario de autoritarismo violento, los venezolanos dejaron de tener esperanzas en la política, en la elección de representantes y en la protesta social, por lo que comenzaron a marcharse.

A todo esto se suma el control militar de los alimentos, del tráfico de drogas y de la prensa. En los últimos años, Maduro ha expropiado medios y a otros los mantiene presionados, mediante restricciones para el acceso al papel utilizado en la impresión de diarios, para cambiar su línea editorial.

Por todo esto fue pertinente, para el PAN y millones de intelectuales, comunicólogos, periodistas, activistas y políticos mexicanos, lanzar el #MaduroNoEresBienvenido, pues consideran la simple invitación como un acto vergonzoso, no para AMLO y su séquito, sino para todo el país.

Panistas ingresaron una solicitud a la plataforma Change.org para intentar frenar la visita de Maduro al país. “Alrededor del mundo, los países comprometidos con la democracia hemos presionado al régimen venezolano para respetar los derechos humanos, ante su negativa, Maduro se ha quedado solo. Con esta invitación, Morena le da una palmada en la espalda a un hombre que ha asesinado estudiantes, encarcelado a opositores, reprimido manifestantes y empobrecido al pueblo de uno de los países que, en su momento, fue el más rico de Sudamérica”.

“No debemos aceptarlo. La presencia de Maduro es una afrenta a los mexicanos que por años hemos luchado por la democracia, los derechos humanos y las libertades”, se lee en la petición de la panista.

A este llamado se sumaron activistas y diversas personalidades mexicanas, como Diego Luna y Panistas connotados.

Y es que verdaderamente resulta vergonzoso que el autor de sumir en una crisis profunda, realmente profunda, a Venezuela, sea uno de los invitados de honor de AMLO y pueda estar presente en la Cámara de Diputados dentro de un mes. Vergonzoso.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo