Los ciudadanos quieren partidos más cercanos y que los representen

Por Vanessa Rubio Márquez

En México hay siete partidos políticos nacionales con registro ante el Instituto Nacional Electoral. ¿Son pocos o muchos? Difícil determinarlo. No se trata de que se tenga un número correcto o incorrecto de partidos. Lo que verdaderamente importa a los ciudadanos es contar con opciones políticas que genuinamente los escuchen y donde se sientan representados.

A nivel mundial, se percibe un alejamiento de los partidos respecto de los ciudadanos. Dalila Brosto, del Instituto Holandés para la Democracia Multipartidista, argumenta que el crecimiento de nuevos movimientos de extrema derecha en Europa es resultado de fallas por parte de los partidos establecidos para hacer frente a los retos más apremiantes para las personas, entre los cuales se encuentran la migración y la crisis de su moneda, el Euro.

Tres casos recientes ilustran el reto que están enfrentando los partidos políticos para conectar de manera sostenida con los votantes y mantener su lealtad. En 2014, el partido español Podemos irrumpió en el escenario político. Supo canalizar el hartazgo de los ciudadanos frente al desgaste de los tradicionales Partido Popular y del Partido Socialista Obrero Español, por lo que desde 2015 se ha mantenido como tercera fuerza política en el Congreso, a pesar de que enfrenta grandes dificultades para dirimir las diferencias ideológicas a su interior.

En Francia, gobierna el primer presidente que no representa a uno de los tradicionales partidos de izquierda y derecha desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Emmanuel Macron formó su movimiento político ‘En Marcha’ en 2016, con el objetivo de formar un bloque progresista que uniera a ambas ideologías. Apenas un año después de su fundación, En Marcha triunfó en los comicios presidenciales con un 66% de los votos. En México, en las elecciones de julio de 2018, Morena logró 53% de la votación total por Presidente de la República, evidenciando un voto mayoritariamente anti sistémico.

El fondo del tema es cómo lograr que los ciudadanos se sientan identificados por los partidos políticos en una era en donde pareciera que ya no los necesitan para resolver sus necesidades inmediatas ni para que su voz sea escuchada, sobre todo con la explosión de las redes sociales.

En conclusión, los partidos que sobrevivirán la competencia en la primera mitad del siglo XXI son aquellos que logren interactuar efectivamente en las redes sociales y que consigan animar a los votantes a verse reflejados en sus plataformas y propuestas; pero sobre todo, aquellos que logren respuestas concretas y tangibles a las necesidades de los cada vez más exigentes y participativos ciudadanos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo