Por falta de uso la Guardia Nacional no tiene ninguna regulación 

La senadora Vanessa Rubio respondió a la pregunta ¿Es indispensable que la Guardia Nacional que operará en el próximo gobierno integre a elementos de la Marina y el Ejército?

Por Vanessa Rubio Márquez

Con o sin Guardia Nacional, México necesita un marco claro para la participación extraordinaria de las Fuerzas Armadas en seguridad pública

Nuestra Constitución faculta al Presidente de la República para disponer de la totalidad de las Fuerzas Armadas (Ejército, Fuerza Aérea y Marina), así como de la Guardia Nacional, para la seguridad interior y defensa exterior. La figura de la Guardia Nacional fue creada hace más de 170 años, en 1846, con el fin de complementar al Ejército para la defensa del país a través de una fuerza conformada por civiles, en una época en la que era necesario proteger nuestra soberanía frente a invasiones extranjeras. Sin embargo, la Guardia Nacional no se ha usado desde el siglo XIX y no está regulada en la ley. 

Lo que necesitamos saber las y los mexicanos es justamente cómo operaría la Guardia Nacional propuesta por el nuevo gobierno: cómo estará compuesta, cuáles serán sus competencias, sus límites, a qué autoridades responderá, cómo se relacionará con las fuerzas permanentes de defensa y seguridad, y qué marco legal y operacional regirá su actuar. 

Hace unos días, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó por mayoría que normalizar la utilización de las Fuerzas Armadas en temas de seguridad pública es contrario al orden constitucional y convencional. El plan propuesto por la administración entrante plantea que la Guardia Nacional se conforme con elementos de las policías Militar y Naval, la actual Policía Federal, así como civiles y elementos de tropa que deseen integrarse. Por lo tanto, la eventual creación y utilización de una Guardia Nacional tal como está planteada también violaría nuestra constitución.

Las y los mexicanos reconocemos y admiramos el trabajo que hacen los miembros del Ejército y la Marina no solo en la defensa de la soberanía del país y ante emergencias naturales, sino también, cuando las entidades federativas lo han requerido, en salvaguardar la seguridad de sus ciudadanos.

Lo mas importante es que las Fuerzas Armadas actúen en un marco de legalidad claramente determinado, que brinde certeza jurídica y legitimidad a su participación y en donde su papel en tareas de seguridad pública sea siempre acotado a temporalidades y circunstancias extraordinarias. Este marco es indispensable para que todas las partes asuman sus responsabilidades y realicen los esfuerzos que les correspondan a fin de que los mexicanos podamos vivir más tranquilos y seguros. 

VIDEO RECOMENDADO EN PUBLIMETRO TV: 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo