La inspiración hecha premio

Por Jessie Cervantes

Cuando me enteré que tendría la oportunidad de entrevistar a Jorge Drexler supe que frente a mí se iba a sentar una de las inspiraciones que más ha sido reconocida en nuestra lengua. Jorge es un uruguayo de nacimiento, pero ciudadano de Iberoamérica, ha ganado un Óscar, un Goya y varios Grammy.

Pareciera que las letras de sus canciones están bordadas para ganarse un premio; sin que él lo esperara se convirtió en el protagonista de la noche de los Grammy Latinos por ganar las categorías importantes. Pasó por encima de los populares, de los que te hacen bailar, de los nuevos y de los consolidados.

Ante este panorama, Drexler dice: “los premios son entidades completamente subjetivas, es mucho más fácil dar un premio en una competencia atlética que en una competencia estética, si es que existen ese tipo de cosas, son opiniones de personas. Yo cuando me los dan, los recibo, los agradezco, y cuando no me los dan, por lo general, no los espero y, por supuesto, hago los discos pensando en cosas diferentes a los premios; es un privilegio escribir canciones y que la gente las lleve a su casa, que las haga propias; tener una disciplina que le permita a uno a expresarse, conectarme conmigo mismo, aprender de mí, aprender de los demás, poder tocarlas en vivo después; ese es realmente el premio real de este trabajo”.

Con esto demuestra tener siempre los pies pegados a la tierra, a pesar de ser un artista que recorre el mundo con su música.

“El gran regalo que me hicieron las canciones a mí, ha sido desde luego Iberoamérica, es decir, las canciones me han regalado un espacio físico en el que me siento en casa, que incluye todo, incluye las Américas enteras, estoy realmente muy cómodo en ese territorio. He conocido prácticamente todos los países y casi todas las ciudades grandes de esta región, he hecho amigos, he aprendido cosas de gastronomía, de bailes de los diferentes lugares, es un lujo.

“La gente usa las canciones para evadir, a veces también para encontrarse. Hay flautas hechas con huesos de mamut desde hace 45 mil años, o sea que empezamos a tener agricultura, arquitectura y escritura hace unos 10 mil años, o sea que ya llevamos 35 mil años haciendo música y la música tiene un rol muy importante como conector, como experiencia, como herramienta de transporte hacia otras realidades, ha estado siempre no hay ninguna experiencia humana, ninguna tribu, ningún clan humano que no haya tenido música; ha estado siempre con nosotros desde que somos una especie”.

Y es que Jorge es así, directo. Creo que la única forma de abrirse es cuando tiene abrazada su guitarra, esa que lo ha acompañado siempre y que será protagonista de lo que será su próxima gira, una gira íntima de cercanía con sus fans de toda la vida.

“Ojalá la intimidad respondiera a una variable tan sencilla como el número. La intimidad a veces no depende de cosas muy claras, a veces se produce como por arte de magia y uno conecta mucho en una circunstancia determinada. Lo que sí te puedo decir es que prefiero tocar para 50 personas por las razones adecuadas, que para 50 mil por las razones equivocadas”.

Nuestro país le sienta bien, siente un agradecimiento  especial “tuvo un rol importantísimo en este disco “salvavidas de hielo”, y lo grabamos ahí por muchas razones, por muchos colegas con los que yo quería interactuar pero también por muchas razones del sonido de la guitarras, como es un disco hecho con guitarras, vino Joel Cruz Castellano, y trajo todo el son jarocho, con sus jaranas, sus leonas, sus mosquitos, y sus sonoridad maravillosa, así que estoy en deuda con México”. 

Será el próximo año cuando lo podamos escuchar en vivo seguro con el éxito de siempre, que sin escándalo la palabra éxito ha sido su compañera incansable en una carrera de mucho trabajo y mucho viaje.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo