Opinión

Economía minimalista: Dos pasos para dejar de gastar en cosas innecesarias

Hay que ser más objetivos con el dinero y antes de realizar cualquier compra pensar ¿Lo necesito?

Por Roberto Limón

Un problema de la economía personal y en nuestros hogares, en mi opinión, es que tendemos a acumular demasiadas cosas. El problema no es tener demasiadas cosas, el problema es más las consecuencias de esas cosas que sobran.

Lo primero es que las cosas que nos sobran suelen haber sido compradas. Eso significa que muchas veces hemos dedicado una buena parte de nuestro tiempo a trabajar y el dinero que ganamos para comprar algo que acaba guardado en un armario como por ejemplo ropa, zapatos, entre otras cosas. Además lenta o rápidamente se va depreciando y va teniendo menos valor. Eso es algo que vuelve más doloroso el proceso de deshacernos de cosas ya que de trabajamos para comprarlas y realmente no las necesitamos.

Además esas cosas nos acaban costando dinero. Ocupan un espacio que no podemos utilizar para algo más útil o incluso nos pueden acabar obligando a tener una casa más grande de lo que de verdad necesitaríamos normalmente. Esas cosas que nos sobran nos han quitado dos lujos, el espacio y el tiempo.
El minimalismo viene desde la arquitectura y el espacio de interiores, espacios vacíos que se aprovechan mejor y se ven mejor. Es lo mismo que debemos aplicar, una vida simple y hay que trasladarlo a la parte financiera y eso significa llevar todo nuestro gasto a lo esencial, esto no significa que gastaras menos, puede llegar el caso que gastes un poco más, sin embargo será en algo que necesitas.

En este tipo de economía es tener bien definidas tus prioridades y utilizar tu dinero en tus necesidades, por ejemplo, comer más caro pero saludable y que realmente esos alimentos te traigan beneficios, otro podría ser comprar ropa más cara pero que realmente te va durar mucho tiempo y puedas utilizarlo demasiado.

Te daré 3 tips para empezar una economía minimalista:

  1. Resetea tu forma de ver el dinero, empieza a tener una visión distinta donde tengas tus necesidades fijas para que empieces a ver lo que tu dinero puede comprar realmente y satisfacerte. Empezar a utilizarlo de forma más sabia y razonal.
  2. Los objetos que tienes no te definen, no necesitas cosas para ser feliz. Cuando vamos al súper empiezas a comprar cosas que no necesitas pero que en el momento tu dinero puede pagar pero no estaba en tu lista que llevabas ya hecha con cosas que realmente necesitas. Empiezas a darte lujos innecesarios para impresionar a otros menos a ti mismo.
  3. Fuera las ofertas, son un gran engaño, porque te llevan a consumir más por lo que debes huir de ellas. si necesitas un pantalón, cómpratelo y gasta lo que sea necesario. Si lo compras porque estaba en promoción y ya tienes otros 5 en tu guardarropa, será un gasto innecesario que solo te llevara a acumular. Si la promoción cumple una de tus necesidades solo en ese caso valdría la pena.

Hay que ser más objetivos con el dinero y antes de realizar cualquier compra pensar ¿Lo necesito? ¿Tengo espacio en mi casa para guardarlo? ¿Satisface una necesidad? ¿Lo usare realmente? Una vez que te hagas estas preguntas notaras que mucho de lo que tienes hoy en tu casa pudo haber ahorrado mucho dinero que pudiste haber invertido de una mejor manera, empieza a aplicar la economía minimalista en tu vida y veras un gran cambio.

TE RECOMENDAMOS:

Loading...
Revisa el siguiente artículo