Por fin llegó el 1 de diciembre

Por César Cravioto

El sábado pasado tomó posesión de su cargo el Licenciado Andrés Manuel López Obrador como Presidente de los Estados Unidos Mexicanos. Fue un día lleno de mensajes donde reiteró sus líneas generales de trabajo y su forma de ver la presidencia que encabezará los próximos 6 años. Desde el trayecto de su casa al Congreso hubo momentos que ya distinguen a este nuevo gobierno, por ejemplo, el que si bien venía con una logística alrededor de su vehículo, un joven en bicicleta se le acercó para decirle que no tenía el derecho de fallar y AMLO le reiteró que no iba a fallar en su encargo ni en la confianza que millones de mexicanos le tenemos.

Lee también:

Ya en el Congreso vimos a un López Obrador sereno, cordial pero dando mensajes claros. Una vez que le agradeció a Enrique Peña Nieto el que haya actuado de manera responsable en el proceso electoral, no dudó en hacer críticas severas a los más de 30 años de neoliberalismo del cual el presidente saliente fue el último de sus operadores. Al decir que se iba a terminar con la corrupción y el desastre económico de estos 30 años, incluyendo la reforma energética que fue pilar del pasado gobierno. También a los panistas que con pancartas se manifestaron exigiendo que se bajara el precio de los combustibles, les respondió ahí mismo diciéndoles que ellos habían aprobado esa reforma energética y el aumento de las gasolinas y que, en efecto, iban a bajar los costos una vez que se construyeran y pusieran en marcha las refinerías.

También hubo símbolos al presentar a los invitados especiales. Inició presentando a los representantes del gobierno de Estados Unidos, de Canadá y después, uno a uno, presentó a los representantes de los hermanos pueblos de Latinoamérica, refiriéndose en algunos casos como eso, como hermanas repúblicas. Por ejemplo, cuando habló de Cuba o cuando se refirió a Evo Morales, Presidente de Bolivia lo hizo en un tono muy cercano; también le dio su lugar al Rey de España y a sus amigos, el líder del partido laborista inglés Jeremy Corbyn, al gobernador de la región de Cantabria, España, Miguel Ángel Revilla, cerrando la presentación de invitados especiales refiriéndose a Silvio Rodríguez, el gran trovador cubano. Posteriormente se trasladó a Palacio Nacional para darles recepción a los mandatarios e invitados especiales que llegaron de todas partes del mundo.

Lo más emotivo llegó al final con el evento del Zócalo abarrotado no sólo de capitalinos, sino de gente que llegó de todas partes de la República para estar con su Presidente, ahí recibió el bastón de mando de las comunidades indígenas, de los representantes de todas las etnias del país. Le reiteró al pueblo de México que no nos va a fallar, que cumplirá todas sus promesas de campaña y pidió que no lo dejemos solo.

Entérate:

Sin duda fue un día de fiesta nacional, de esperanza y de la claridad de que tantos años de neoliberalismo y muchas otras sombras quedaron atrás. Si bien no será un cambio sencillo, la transformación no se hará de la noche a la mañana, sí desde ese primer día con la apertura de Los Pinos como un espacio del pueblo y no del gobernante en turno, se está sellando esta forma de gobernar cercana a la gente, tomando decisiones para el beneficio de todos los mexicanos. Enhorabuena al pueblo de México que tienen, a partir del sábado, a un gobernante emanado de pueblo y entregado a su pueblo.

Lo más visto en Publimetro TV:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo