El T-MEC, una prioridad para el nuevo gobierno

Por Ricardo Monreal Ávila

El 30 de noviembre presenciamos la firma del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), en el marco de la Cumbre del G20 en Buenos Aires, Argentina. Con esto inicia una nueva etapa en la relación comercial entre los tres países, una mejor integración que resultará en un mayor desarrollo regional.

Con su firma, México da certidumbre al comercio y las inversiones con sus principales socios de América del Norte al establecer nuevas reglas y estándares que incentivan la productividad y competitividad.

El nuevo gobierno de México ha apoyado decididamente este acuerdo. Lo hizo desde el proceso de renegociación, con la participación activa del equipo de transición que facilitó el diálogo sobre una serie de temas de suma relevancia para el país.

Desde el Senado de la República, hemos seguido puntualmente todo este proceso, desde su inicio hasta la firma del Tratado. Ahora iniciaremos el proceso de análisis del instrumento, una vez que el Ejecutivo lo turne al Senado para su aprobación legislativa, estudiaremos minuciosamente su contenido para salvaguardar los intereses de México.

Creemos que éste es un buen tratado para el país. Bajo esa idea coincidimos en que el T-MEC servirá como plataforma para generar más y mejores empleos.

Durante los próximos meses, con expertos y académicos, estudiaremos el documento para potenciar sus beneficios; haremos un análisis y una evaluación sobre su impacto por sector y región.

Acompañaremos, desde el Legislativo, los esfuerzos del gobierno para negociar un acuerdo  trilateral de inversión que permita impulsar el desarrollo de México y de los países centroamericanos para enfrentar conjuntamente los desafíos regionales, como la migración.

Estoy convencido de que el T-MEC es el marco necesario para avanzar hacia un mayor entendimiento con nuestros vecinos y una condición que puede traducirse en nuevas oportunidades de cooperación.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo