Siete días después, ¿Un Peligro para México?

Por David Olivo

Van siete días desde la toma de posesión de Andrés Manuel Lopez Obrador (AMLO), y ya se siente un ambiente viciado en el gobierno federal. Tan sólo revisar, reflexionar y analizar con detenimiento las últimas acciones basta para darnos cuenta de la falta de un estadista en el ejecutivo.

El verdadero drama apenas comienza y podemos darnos cuenta todos aquellos que tenemos una preocupación real por el futuro de nuestra nación. La libertad de prensa, fuerzas de oposición e incluso líderes de la sociedad civil han sido ignorados tajantemente por el mandatario mexicano, quien se respalda con declaraciones de “…confianza” al proponer ternas, a su conveniencia, para suplir vacantes en puestos estratégicos.

¿No que ya habíamos acabado con los compadrazgos y esa mugrienta cultura del dedazo? , ¿Esa es la cuarta transformación? Las acciones del presidente son un insulto a la soberanía nacional, pues pone en entredicho la actitud reconciliadora que vendió durante su campaña.

Hasta el momento, los contrapesos y las voces disonantes son casi inexistentes. Han sido silenciadas desde el corazón del poder. Ahí tenemos la cancelación esta semana del programa “Sin Anestesia” de Carlos Loret de Mola.

Además en este caso, el ex líder de Morena no se mostró tan magnánimo como en el de Carmen Aristegui o Gutiérrez Vivo. Para nada. Fue un asunto resuelto a puerta cerrada y que sugiere una actitud de poca tolerancia hacia las opiniones discordantes, tachada por las pocas voces de oposición como antidemocrática.

Otro ejemplo claro, lo tenemos en la lista de asistentes al Palacio Nacional después de la toma de protesta. Se convocó al presidente venezolano Nicolás Maduro; como uno de las invitados de honor, quien está acusado internacionalmente por violaciones tangibles a los Derechos Humanos; y no consideraron a organismos autónomos descentralizados, figuras de la iniciativa privada, líderes de opinión o presidentes de los partidos; Acción Nacional, Movimiento Ciudadano, PRD y otras fuerzas políticas.

Cabe mencionar que, desde el inicio, grupos de oposición (“PAN”) se mostraron en contra de estas elecciones erróneas e incluso advirtieron al, ahora, presidente la importancia de formar relaciones internacionales que mostraran una imagen democrática, conforme a lo establecido por el mismo.

Es absurdo. La política de Andrés Manuel es una burla al federalismo que prometió proteger hace menos de una semana y cierra vías de comunicación, atropellando libertades ciudadanas para su conveniencia.

A todo lo anterior, se suma su negativa por crear la figura del Fiscal General Autónomo, el cual fungiría como un mediador autónomo, capaz de hacer frente al presidencialismo retrograda del mandatario. ¿No sería mejor aprobar a un árbitro neutral encaminado a enjuiciar corruptelas de los altos mandos que abolir el fuero?

Es decir, los temas de la agenda política del país deben tener un orden que manifieste la vida institucional y no las ocurrencias de un gobierno “lleno de buenas intenciones”. Necesitamos fortalecernos como una unidad indisoluble, con el objetivo de abrir los ojos a ciudadanos que ciegamente a caudillos que cabalgan al atardecer.

Sin duda, la unidad es lo único que puede hacerle frente al riesgo que representa la actual administración, pues la crítica es la mayor fuerza dentro de una democracia, libre y representativa.

Estos claros retos, convocan a todas las voces en contra del actual sistema a tomar un mismo rumbo para defender la visión de estado moderno y formar un frente sólido frente a déspotas disfrazados de mesías. Así lo han hecho diputados y senadores de Acción Nacional, es la primera fuerza de oposición de nuestra nación con cada uno de sus incansables esfuerzos para tener un México mejor.

Momento histórico:

Esta semana en Puebla, la voluntad de los ciudadanos expresada en las urnas el pasado 1 de junio fue minimizada por el infame interés de un pequeño grupo. El magistrado del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TPJF), José Luis Vargas Valdez, publicó vía Twitter un proyecto de anulación de dicha elección, según, por irregularidades en 59 casillas.

Quiero destacar que esta es una de las elecciones más impugnadas en la historia de México y en cada una de las instancias se ha declarado a Martha Erika Alonso Hidalgo como la ganadora de los comicios para gobernador en dicho estado. Me parece poco ético intentar burlar la última instancia del Tribunal para garantizar otro puesto a favor de la actual administración.

Este boicot es una baja estratagema que deriva del autoritarismo que yace en la silla presidencial. Por ello, es un gran reto para los ministros del TPJF que sostengan los valores institucionales. No abandonen a la democracia mexicana, a la voluntad ciudadana, su decisión será histórica por nuestro país.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo