Presupuesto 2019, ¿quiénes ganan y quienes pierden?

Por Mariana Gómez del Campo

Es innegable que los tiempos han cambiado, la entrada de un gobierno de izquierda a nuestro país genera esperanzas en unos y suspicacias en otros; en tiempos de crispación y con una polarización social en ascenso, considero que desde la oposición debemos ser analíticos, reflexivos y críticos como lo fuimos durante la administración de Peña Nieto.

En la época de la información en la cual tenemos al alcance de un clic una marea de datos, el Gobierno Federal presentó su primer paquete económico que incluye el Presupuesto de ingresos y el Presupuesto de Egresos para el ejercicio fiscal 2019. Así que hagamos una comparación en números a través del cristal de la ya famosa Cuarta Transformación.

De inicio, el proyecto de presupuesto de egresos enviado por el Ejecutivo al Congreso contempla un gasto de 5.7 billones 778 mil millones de pesos, lo que implica un incremento del 6.1%, con respecto al presupuesto de 2018 que fue de 5 billones 279 mil 667 millones.

El texto contempla un tipo de cambio del peso frente al dólar de 20 pesos, el precio del barril de petróleo en 55 dólares, un crecimiento del 1.5%, cuando en campaña prometió un crecimiento anual del 4% ; además, confirma que el precio de las gasolinas no disminuirá.

Las secretarías más beneficiadas son Energía con un incremento del 961%; Trabajo con un aumento del 932%; Turismo subirá su presupuesto un 116%; Bienestar tendrá un 40.8 % más, mientras que Defensa tendrá 11.3% más que en 2018. Las secretarías más castigadas son Agricultura con una disminución del 28.5%, la Función Pública del 27.1 %, Comunicaciones con 24.4% o y Hacienda con un decremento del 17.8%.

Por otro lado, mientras al Congreso se le disminuye el 20% de ingresos y a la Suprema Corte un 16%, sorprende que la Oficina de Presidencia sólo tiene un 12% menos de recursos; aún es más incongruente que las partidas de comunicación social, eufemismo de publicidad, contemplan un incremento del 39% con respecto a 2018, cuando el gobierno anterior fue tan atacado por su excesivo uso de recursos públicos en espacios publicitarios. Los órganos autónomos también fueron castigados por el presupuesto morenista pues el INAI, órgano garante del derecho de acceso a la información, verá reducido su presupuesto en casi 500 millones de pesos; la Comisión Nacional de Derechos Humanos recibirá 62 millones de pesos menos; el Instituto Nacional Electoral tendrá un presupuesto de casi 8 mil millones de pesos menor al de 2018.

Si bien hay algunos programas que vale la pena se fortalezcan como es el de adultos mayores, es muy desafortunado que se privilegie la entrega de dinero al por mayor a través de diferentes programas que no buscan erradicar la pobreza y mucho menos impactar en el desarrollo de las personas, mientras que se castigan proyectos de enorme valor como el de apoyo a los emprendedores, que tendrá una disminución de cerca del 40% y a la par se reduce el presupuesto en áreas estratégicas para el estado, como la educación, medio ambiente, agricultura, comunicaciones y transportes, en las que desde el año 2000 a la fecha se habían presentado avances fundamentales que le valieron a México el reconocimiento internacional.

Las Universidades también son castigadas pues mientras la SEP incrementó su presupuesto un 2.9%, la UNAM tiene una disminución de mil 23 millones de pesos, el Politécnico 167 millones de pesos menos, la UAM 289 millones de pesos menos, al CONACYT le restan 2 mil 500 millones de pesos y al CINVESTAV 56 millones de pesos.

Por si fuera poco, preocupan las declaraciones de la Diputada Martha Tagle que aseveró en su cuenta de twitter que funcionarios del Gobierno Federal están negociando con el Presupuesto a cambio de asegurar votos para las reformas constitucionales a las que el Presidente se ha comprometido. Lo anterior, derivado a que hace unas semanas Morena no contó con el apoyo suficiente para retirar el fuero a servidores públicos incluido el Presidente de la República en la Cámara de Diputados lo que dejó de manifiesto que el nuevo partido oficialista no es invencible. Sin embargo, regresar al esquema priísta de negociación y chantaje del partido del gobierno para aprobar reformas constitucionales, me parece un acto deleznable sobre todo cuando han sido los hoy morenistas que tan críticos fueron con el Pacto por México.

La mayoría morenista debe asumir con responsabilidad la dirección del país y permitir el involucramiento de gente experimentada y reconocida de la oposición para lograr una integración de presupuesto ordenada, apegada al federalismo, a la división de poderes y que beneficie a todos los mexicanos. No hay que olvidar que el Presidente López Obrador ha sumergido al país en una crisis de credibilidad financiera y de inversión por la cancelación del Aeropuerto Internacional de México.

Lo más visto en Publimetro TV:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo