Año nuevo, una motivación para nuestra cultura financiera

Por Cristian Brito
  • Product Owner de GBM
  • Cristian Brito estudió Negocios Internacionales en la Escuela Bancaria y Comercial. En 2010 se integró al equipo de GBM como asesor financiero y tres años más tarde toma la posición de Product Owner en GBM. Escríbele en twitter a @GBM

Por fin llegamos al final del año. Ahora sí le decimos adiós al 2018 y le damos la bienvenida al 2019 con los brazos abiertos en compañía de una gran sonrisa. Como recordarán en la nota pasada, la recomendación fue hacer un análisis de nuestras decisiones y comportamiento en el tema de las finanzas y con ello darle un destino con mayor potencial al dinero extra que recibimos en estas fechas.

Pues bien, espero que lo hayan hecho; de no ser así, éste es el momento, pues iniciamos un nuevo periodo listo para que lo desarrollemos al máximo, un nuevo periodo para ahora sí comenzar a ahorrar, terminar de pagar nuestras deudas, comenzar a invertir o, mejor aún, continuar con algún plan ya trazado.

Sabemos bien que la simple idea de comenzar un nuevo periodo nos trae la energía y motivación de que, si por algún motivo algo no salió tan bien en el pasado, en esta ocasión será diferente, pero no sólo es porque así lo queremos, sino por la grandísima razón de que identificamos el motivo de que no fuera tan exitoso y obviamente trazamos alguna ruta para obtener mejores resultados; por ejemplo, si tenemos deudas pendientes o aún no logramos la disciplina del ahorro, un primer paso fue identificar algunos gastos hormiga o innecesarios con lo cual, al eliminarlos, destinamos ese dinero para el pago de dicha deuda o para el ahorro por mínimo que sea. Recordemos siempre estar un 1% más cerca de la meta es mejor que nada.

Bueno, aprovechando ese momento tan positivo que nos trae un nuevo comienzo, les mencionaré algunas recomendaciones para este año nuevo:

1- Tracemos objetivos o metas más concretas; por ejemplo, no es lo mismo el decir “para este nuevo año quiero irme de viaje” a decir “para este nuevo año quiero visitar Cancún, Costa Rica, Los Cabos, etcéra”. La diferencia radica en que al poner un destino en específico se traduce en mayor claridad para planear, pues podemos hacer un presupuesto muy puntual del dinero necesario así como de los ahorros y tiempo que necesitaremos para alcanzar dicho monto. Otros ejemplos pueden ser el pagar alguna deuda o deudas, el comprar una casa en una zona o con monto específico, cambiar o comprar el auto, etcétera. El punto es ser más claros y específicos para poder tener una estrategia más efectiva.

2- Pagar alguna deuda – o varias– es muy importante, pues primero que nada, este escenario es en extremo negativo; las deudas con el tiempo se vuelven más y más grandes y no sólo desgastan nuestros bolsillos sino también nuestra tranquilidad y calidad de vida. Por eso, utilizando el consejo número uno, primero identifiquemos nuestra situación y demos un nombre a dicha deuda o deudas; segundo, destinemos parte de nuestro dinero para liquidarla(s) lo más pronto posible sin que afecte nuestro día a día. Si son deudas, prioricemos ya sea por intereses cobrados, tipo de tasas, monto, convenios posibles, etcétera, pues posiblemente sea complicado eliminar más de una o todas simultáneamente, pero ir atacando y disminuirlas siempre tendrá un efecto positivo.

3- Destinemos, de ser posible, el 10% de nuestro sueldo al ahorro. Por supuesto que si podemos destinar un poco más será mucho más beneficioso, pues estaremos más tranquilos para hacer frente a cualquier eventualidad o más cerca de ahorrar y hacer que ese dinero nos dé más, pero, si por algún motivo no podemos con esa cantidad no importa, el punto es destinar parte de nuestro sueldo, por mínimo que sea. En verdad verán que –así sean 10 pesos a la semana– ese dinero, al final de un periodo constante de acumulación, ayudará mucho.

4- Hemos platicado mucho de las ventajas y algunas opciones para invertir en notas pasadas, así que después de eso estoy seguro de que ya es parte de sus ideas. Este 2019 es el momento para que se animen o continúen con ello, recordemos que lo más importante es buscar que el dinero no pierda su valor ante la inflación y que trabaje para nosotros al ayudarnos a alcanzar nuestras metas u objetivos de manera más fácil y rápida.

Obviamente hay más recomendaciones, pero considero que estas cuatro que les menciono son adecuadas para crear una buena base de cultura financiera. Si vemos, iniciamos por identificar y nombrar metas u objetivos para dar paso a la eficiencia de nuestros gastos, así como la eliminación de puntos negativos –mejor conocidos como deudas– para ahora sí acumular (ahorro) y hacer crecer nuestro dinero (inversión). Con esto podemos ver un avance –sin importar en qué número estemos– ya que siempre veremos que vamos hacia adelante.

Del paso uno sigo al dos y así sucesivamente. Ahora bien, para los que ya estén en el paso cuatro, no se preocupen que para las notas de 2019 ya platicaremos de más recomendaciones, herramientas y técnicas para mantenernos y continuar mejorando día a día nuestra cultura financiera. Por el momento sólo me resta agradecerles el que me lean, pero sobre todo que sean de utilidad los consejos y temas que les comparto, que este año que nace nos traiga muchos más éxitos y mucho crecimiento en nuestra cultura financiera, nos leemos en la siguiente nota de un 2019 ya arrancado.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo