El otro Coachella

Por Jessie Cervantes

Mi primer contacto con el ya legendario festival de Indio, California, fue en abril del año 2011. No había logrado ver a los Caifanes en su regreso del Vive Latino y me invitaron a ser testigo de la historia, su segunda cita clave era con el público del Empire Polo club.

Tuve la oportunidad de conocer las entrañas del evento, era parte del equipo que iba con ellos, pude medir que es un verdadero monstruo de festival. El cartel lo encabezaban –en el día de inicio– Caifanes, Kings of Leon, The Black Keys, Interpol y The Chemical Brothers. Para el cierre, las estrellas que pudimos ver en escena fueron Kanye West y The Strokes.

Mi regreso al festival fue dos años después para ver a Café Tacvba; ese día compartieron cartel con Phoenix, The XX, The Postal Service y New Order, entre otros. Para el día de cierre vimos a los Red Hot Chili Peppers.

En ambas ocasiones fue impresionante el escenario dedicado a la música electrónica; me llamó la atención el DJ set de Moby. Para darnos una idea del tamaño actual del evento, el año pasado tuvo una asistencia aproximada de 250 mil personas y dejó una recaudación aproximada de 114 millones de dólares. Hablamos de uno de los festivales más grandes del mundo; debe estar en la élite de los 10 mejores del planeta.

En México, eventos como Vive Latino, Pa’l Norte  o el Corona Capital han conseguido convertirse en ejemplos musicales –además de ser en Latinoamérica la cuna para que decenas de artistas se preparen para el gran salto, para tener las tablas y llegar a los mejores del planeta.

Quizá por eso –a diferencia de otros años– la edición 2019 del Coachella se destaca por los artistas latinos que figuran en el cartel del evento; como Rosalía, esta cantante de origen español y que sobresalió por ser de lo mejor en la 19º entrega del Grammy Latino.

Pero eso no es todo, pues la noche del miércoles –cuando fue anunciado el line up completo, a través de la cuenta oficial de Twitter–  ya se vieron representantes del género urbano como J Balvin y Bad Bunny, así como dos de las más grandes cantautoras chilenas: Mon Laferte y Javiera Mena.

Empero, lo que más sorprendió fue ver a los famosísimos Tucanes de Tijuana, quienes engalanarán a California con su excepcional música norteña.  No cabe duda de que la música es una de las mejores maneras de dar a conocer un país o una cultura, y cada uno de estos artistas, sabe como hacer que América Latina se distinga y no cabe duda de que la conquista de la música urbana latina llega a un punto importante, un punto clave que hoy la pone en la misma tarima de los grandes del rap y del hip hop, ahora solo queda esperar que todo sea un éxito y que como ya mencioné siguiendo el ejemplo, veamos en el Corona a Maluma u Nicky Jam.

Feliz año a todos.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo