Lo bailado, nadie se lo quita

Por Jessie Cervantes

La vida se compone de momentos, y las mejores cosas que la vida misma nos brinda, son precisamente aquellas que surgen de repente, sin avisar, sin planificar, sin que te des cuenta; pero lo más curioso de esos instantes, es que cada uno de ellos, determinará tu esencia como persona. 

Y Ximena Sariñana justo está en un momento donde esas locuras que la vida te regala, te generan una estrella, que te lleva disfrutando lo que va pasando con una sonrisa de escudo; y es que desde pequeña comenzó a abrirse paso, primero en el séptimo arte (al menos así la conocí), para llegar al mundo de la música, con una madurez que ha labrado con cada trabajo que presenta.

Y para este su último disco, parece haber preparado el trabajo de su vida, parece que el tiempo se detuvo para que todo estuviera en su punto, tanto los shows como cada video y cada canción que le dio pie a los mismos.

Será el primer día del mes de marzo, cuando ¿Dónde bailarán las niñas?, se mostrará al mundo, en las plataformas digitales y en las tiendas en formato físico,  parece viene un proyecto alucinante, dónde no solamente se verá una versión más renovada de la cantante, sino que también, a través de la portada, nos invitará a adentrarnos un poco más en su naturaleza.

Además, Sariñana, antes que cualquier cosa, sostiene con firmeza su humildad, destacando en cada oportunidad, que sus amigos la apoyan en sus proyectos, tanto emocionalmente, como en el proyecto mismo, cargando de fortaleza su carrera musical.

“Para mí, es básico estar siempre rodeada de gente a la que quiero mucho, obviamente y además admiro, porque no nada más es porque los quiero mucho, sino que también son gente muy talentosa; y eso va en todos los ámbitos, desde la parte del arte, hasta los videoclips. La gente, los directores que escojo, casi siempre son personas a las que respeto mucho, su trabajo, o que son muy amigos míos y que llevo mucho tiempo queriendo trabajar con ellos, lo mismo con mis músicos, hasta con la ropa que uso, todo tiene un porqué”, y con esas palabras, deja más que claro, que, cada detalle este cuidado para que no pierda su esencia.

Mas eso no es todo lo que se avecina para su vida, ya que su música, ha logrado colocarla en los festivales más importantes de Latino América, “la verdad es que esta es una gira que hemos venido armando desde el año pasado; con ensayos generales para preparar todo el concepto de arte, de las luces, de la banda, la canciones y demás… pero la verdad, es que el show es para subirse y disfrutarlo, y conectar con el público y que la gente lo disfruta, y sobre todo no olvidar, que para el público, muchas veces es la primera vez que te van a ver en vivo, entonces tienes que dar un 100 de 100”.

Ximena es de esas artistas que se ha esforzado porque su trayectoria cobre un sentido, pero un sentido que va más allá de la fama, sino que busca la trascendencia mediante las reacciones y el cariño de la gente, mismos factores, que ya le dieron 22 años viviendo un sueño, llenando su vida de momentos, momentos que la tienen satisfecha y con ganas de contagiar a todos con su música.

Larga vida a la música de Ximena Sariñana.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo