Estancias infantiles, SÍ

Por Mariana Gómez del Campo

Es innegable que el Gobierno Federal encabezado por López Obrador ha llegado con la intención de reformar toda la Administración Pública Federal, aunque a base de ocurrencias y sin un plan detallado. Así sucedió con el desmantelamiento de las Secretarias de Estado, despidiendo a miles de funcionarios públicos, sin el respeto de los derechos laborales mínimos, en plenas fiestas decembrinas.

No te pierdas:

López Obrador se ha mostrado de cuerpo entero y parece decidido a desaparecer todo aquel programa que no se le haya ocurrido a él o represente una carga presupuestal que se traduzca en votos con miras a las elecciones legislativas de 2021. El Gobierno le apostó a robustecer los programas sociales destinados a los adultos mayores, las madres solteras y los jóvenes que ni estudian ni trabajan, ha hecho recortes en áreas importantes de la Administración Pública para financiar estos programas millonarios.

No obstante, como ya lo han indicado algunos organismos internacionales, el problema radica en que estos proyectos carecen de estrategias que permitan evaluar el impacto positivo en la vida de los beneficiarios. Es decir, no existe una forma de verificar que la entrega mensual de dinero permitirá salir de la pobreza, conseguir un empleo o tener mejores calificaciones en las escuelas, dichos programas están enfocados en la repartición de dinero que en un futuro no se verá reflejado en un beneficio evidente para la ciudadanía.

Pero el presidente piensa diferente ya que no existen metas ni estrategias, sino que se gastarán millones de pesos en construir redes de distribución de dinero con el único objetivo de beneficiar a MORENA, es decir, la ayuda económica la está traduciendo en votos para su partido. Por años, desde Acción Nacional hemos denunciado que el PRI utilizaba los recursos de programas sociales para consolidar su voto duro, ese que le permitía ganar elecciones en territorios controlados políticamente por ellos. Hoy, bajo la misma escuela del PRI, MORENA hace la misma apuesta.

No, no es arriesgado afirmarlo. Basta ver un mapa electoral del Estado de México para notar que aquellos municipios que tradicionalmente tenían un fuerte voto para el PRI, en 2018 optaron por el partido de AMLO. No dudo que haya muchas personas que hayan depositado su confianza en el tabasqueño, pero en un estado que apenas un año antes vivió una apretada elección, es evidente que las estructuras de compra de votos y movilización de votantes se alinearon al partido que hoy detenta el poder en México.

Sin embargo, el problema es aún más profundo pues el primer gobierno que se dice de izquierda busca echar mano del dinero de otros programas que sí tienen un impacto tangible en los ciudadanos para fondear sus redes clientelares. Así quedó de manifiesto hace unos días cuando el presidente y su gabinete arremetieron contra las estancias infantiles impulsadas durante el sexenio de Felipe Calderón.

Entérate:

El Programa de Estancias Infantiles nació con la intención de ayudar a madres trabajadoras que por diferentes cuestiones no podían llevar a sus hijos a una guardería del IMSS o de paga, no fue casualidad que en 2012 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) le otorgará el segundo lugar mundial del Premio al Servicio Público.

Según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) sobre el programa de estancias infantiles, el 93.9 por ciento de los beneficiarios considera que las estancias les permiten contar con un empleo, el 96.5 por ciento considera que la atención y cuidado tiene un impacto positivo en el desarrollo de sus hijos y el 96 por ciento señaló observar una mejora en las habilidades sociales de los menores de edad. Cabe destacar que el índice de satisfacción del programa es de entre 92 y 97, lo que es evidente que es exitoso.

Cabe destacar que la cuestionada decisión del tabasqueño ha provocado el cierre de entre el 15 y el 20 por ciento de las guarderías infantiles, según datos oficiales, lo que significa una importante cantidad de personas que se quedarán sin trabajo y afectará de manera directa alrededor de 300 mil madres trabajadoras.

No nos confundamos, si el gobierno ha detectado actos de corrupción en las estancias que se hagan las denuncias correspondientes y se castiguen los abusos pero no es correcto, ni ético, que se hagan acusaciones sin fundamento sólo para dinamitar un programa cuyos recursos tienen un mayor valor político si son seleccionados a otros proyectos que benefician a personas que sí votarán en 2021.

Por si fuera poco, la insensibilidad del gobierno federal ha sido evidenciada una vez más al justificar la decisión proponiendo que las abuelas y los abuelos cuidan mejor a sus nietos, una afirmación bastante atrevida considerando que muchas veces también ellos necesitan cuidados especiales. Una vez más López Obrador dice lo primero que se le ocurre sin pensar en el daño que poco a poco está generando y que nos afectará como sociedad en un futuro no muy lejano. Es momento de que el presidente y su gabinete empiecen a rendir cuentas de que están haciendo con todo el dinero recaudado como parte de las medidas de austeridad. Al tiempo…

Lo más visto en Publimetro TV:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo