¿Y los feminicidios? A 100 días de la 4T

Por David Olivo

La Cuarta Transformación cumplió sus primeros 100 días con un gran índice de aprobación y con críticas prácticamente nulas, pero no por encarnar el gobierno de nuestros sueños, sino por su ataque lacerante hacia cada uno de sus retractores. Y es que las voces discordantes y especializadas, que se atreven a expresarse en contra de los designios del jefe supremo de Morena, son descalificadas desde la silla presidencial a la menor provocación.

¿En verdad AMLO está cumpliendo con lo prometido en su campaña? Pues en verdad que no, ya que los temas cruciales que caracterizan el buen desempeño de un gobierno siguen sin ser atendidos. La inseguridad va en aumento y aún peor, los feminicidios prevalecen en los tiempos de la 4T con gran arraigo en el odio, la violencia doméstica y la intolerancia.

En lo que va de la presente administración se calculan más de 304 asesinatos de mujeres en todo el territorio nacional, lo que se promedia en 10 crímenes de esta índole por día. Sin duda estos datos son de espanto, pero lo son aún más si pensamos que sólo nos referimos a los casos que han sido denunciados. Porque de hablar de la totalidad de éstos, rozaríamos en el genocidio.

Para nada este es un tema menor para México, debido a que nos encontramos coronados como el país con mayores sentencias en materia de violencia de género contra las mujeres de acuerdo a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). ¿Dónde quedó la equidad, el respeto y la tolerancia? ¿Será acaso que este es un tema meramente electoral, enfocado a capturar los votos de este sector? Podría ser.

Mientras tanto, el titular del Ejecutivo aseveró en su conferencia matutina del Día Internacional de la Mujer que este problema será atacado por medio de un “método” que dará respuesta a todas las solicitudes a través de los llamados Programas de Bienestar.

Lo que no logra vislumbrar el presidente es la necesidad de evitar este tipo de crímenes con acciones contundentes y no con supuestos discursivos. A estas alturas reduce una crisis humanitaria con afirmaciones esperanzadoras con poco impacto como que: “Vamos a tener toda la información sobre estos crímenes lamentables y vamos a poder informarles”, o sea “ahorita no joven, en otro momento”.

Ahí es donde radica la diferencia entre la actual gestión de Ejecutivo y el Legislativo, pues mientras la gestión encabezada por López Obrador fundamenta sus acciones en suposiciones futuras, en el Senado de la República existen posiciones contundentes, apoyadas desde la oposición de Acción Nacional. Puesto que desde el 6 de diciembre la reforma al Artículo 19 constitucional considera al feminicidio como delito grave sin derecho a fianza.

Este es un gran avance, pero falta mucho por delante, puesto que dimensionar ésta problemática correctamente es parte de la chamba. La misma CIDH señala en un estudio que tan sólo 44 por ciento del personal encargado del sistema de justicia desconoce los tratados de derechos humanos que hablan acerca de este tema. Prácticamente estamos en pañales frente a un crimen que vulnera a 61 millones de mujeres en México (cifras del INEGI).

La pregunta que debemos hacernos es ¿quién sigue? El Gobierno Federal continúa en campaña ratificando su mandato, pero lo que realmente necesitamos es sentirnos seguras y seguros en nuestro hogar, en nuestra nación. #LasQueremosVivas.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo