Hay vicios en la revocación de mandato

Por Vanessa Rubio Márquez

La revocación de mandato es un mecanismo de control que tienen los ciudadanos sobre el gobernante para removerlo del poder cuando éste no actúa conforme al mandato popular.

Lo que se aprobó el pasado jueves 14 de marzo en la Cámara de Diputados tiene vicios importantes que ponen en riesgo el diseño democrático de nuestro país: los más destacables es que la revocación de mandato sólo requiere que el Presidente la mandate pare que se realice (con que el Presidente la quiera se hace, no hay contrapeso alguno) y además, establece que la consulta se realizará el mismo día de la jornada electoral federal en que se elijan gobernadores de algunas entidades federativas y todos los diputados federales. Ello implicaría que la primera consulta sobre revocación de mandato se realizaría el mismo día de la jornada electoral del año 2021, cuando se elegirán a los 500 diputados federales que renovarán por completo la Cámara de Diputados y 13 gubernaturas.

Y el que un Presidente aparezca en la boleta y participe explícita e implícitamente las campañas políticas nacionales, generará una marcada inequidad en nuestra contienda electoral. Esto va en contra de toda práctica democrática y de los grandes avances para que exista un piso parejo de competencia en nuestro sistema electoral.

También existe la preocupación de que llegado el 2024, la consulta sobre revocación de mandato podría abrir una peligrosa puerta para la reelección en nuestro país, en contra del principio maderista que enarboló el inicio de la Revolución Mexicana: “sufragio efectivo, no reelección”.

No hay prisa. Los peores cambios son los que se hacen por capricho o por imposición. El tema de la revocación de mandato es tan relevante para la vida política e institucional de nuestro país, que exige de un esquema de Parlamento Abierto donde podamos escuchar a expertos nacionales e internacionales, a los ciudadanos y a las instituciones de nuestro país.

Yo soy de quienes creen que mucho nos ha costado a los mexicanos hacer que las elecciones cada año sean competidas, creíbles y por ende democráticas; y al Presidente se le elige por un periodo de seis años sobre el cual debe rendir cuentas y hacerse responsable. ¿Para qué hacer un adelanto de facto del mandato presidencial o dejar la puerta abierta a la reelección? La Presidencia de la República es la más alta responsabilidad pública y conlleva un mandato completo de seis años irrepetibles. Sobre esa importante premisa está fundada la democracia actual que tanta sangre nos costó construir.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo