Y tú… ¿vives con o sin excusas?

Pon pausa a las excusas, toma las riendas de tu vida y alcanza todo aquello que siempre has deseado. Al final de todo al único a quien debes rendirle cuentas es a ti; no te engañes, deja de justificarte y pon manos a la obra

Por Helios Herrera

En la vida sólo existen dos cosas: excusas y resultados; y las excusas no sirven como “moneda de cambio”, de hecho, alguna vez escuché que existen dos tipos de personas: las que tienen éxitos porque se enfocan en las acciones y los resultados y las que no logran sus metas y tienen muchos pretextos para justificar porqué no lograron sus resultados.

La gente que no es capaz de llevar a término sus proyectos y concretar metas, normalmente tiene un sinfín de excusas por las que no lo logró y es que, una excusa es “una razón lógica para no hacer lo que se tenía que hacer” y debe ser lógica porque debe ser creíble. Dicho de otra manera, son el permiso mental para no hacer lo que debemos hacer, y obvio, por simple ley de causa y efecto las consecuencias y efectos negativos llegan a nuestras vidas, tarde o temprano. Es tan simple como: “Si no siembro, no cosecho, si no cosecho… no como”.

Estoy seguro de que si pusiéramos el mismo empeño en hacer lo que se debe en lugar de desgastarnos en explicar por qué no se hizo, ya habríamos conseguido muchas más cosas que las que actualmente tenemos. Pero, no sólo son las excusas que nosotros le damos a otro, sino las que pedimos, estamos muy acostumbrados a preguntar: “¿Por qué?”. Poner excusas es un aprendizaje adquirido desde la infancia, aprendimos a justificar conflictos y no a resolverlos. Nuestro mismo entorno familiar nos enseñó, pero en nuestro mundo de adultos solamente podemos avanzar por los problemas que solucionamos y no por los que justificamos.

También las excusas son nuestra puerta de salida para no confrontar, para detener nuestro éxito. Muchas veces no sólo somos quienes damos excusas sino que aceptamos excusas de quienes nos rodean; que si mi hijo reprobó porque se sentía mal, que si mi colaborador no entregó a tiempo porque era mucho trabajo, que si mi pareja llegó tarde por el tráfico; entre una lista que podría convertirse en interminable.

Te invito a hacer un ejercicio práctico y efectivo. Enlista tres personas que consideres exitosas, aquellas que veas como ejemplo por todo lo que han conseguido a lo largo del tiempo.

Una vez que las tengas en mente, trata de recordar cuándo fue la última vez que dieron excusas por no hacer o conseguir lo que les tocaba; es probable que nunca los hayan visto dar excusas, porque se enfocan en obtener el resultado y es así que lograron sus metas.

Este domingo te comparto cinco tips para evitar caer en la “Economía de las excusas”:
* Es primordial darnos cuenta de que las usamos para crear un método que libere a nuestra mente y que la obligue a crear y actuar en lugar de justificar, si es necesario, pidamos ayuda.
*  Identifica y escribe los resultados buenos y malos que se tienen cuando justificamos y luego imaginar los posibles resultados que tendríamos en esa misma situación si pusieramos acción en lugar de excusas
*  Devalúa las excusas de tu sistema, ni las pidas, ni las des; antes eran tu moneda de cambio, pero ahora no compran nada.
* Conciéntizate que el trabajo de nuestra mente es crear, si le pedimos alternativas y soluciones nos las dará, pero si le pedimos excusas también lo hará.
* Reconoce el gran poder creativo y transformacional que tenemos los seres humanos cuando actuamos, y el enorme daño que se genera uno mismo cuando sólo inventamos justificaciones sin generar acciones, desperdiciamos la vida.

Pon pausa a las excusas, toma las riendas de tu vida y alcanza todo aquello que siempre has deseado. Al final de todo al único a quien debes rendirle cuentas es a ti; no te engañes, deja de justificarte y pon manos a la obra.

Piensa, reflexiona y actúa.

** Las declaraciones y opiniones expresadas en los contenidos de la sección Opinión y de todas las columnas y artículos, son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y de quien las firma, y no representan el punto de vista de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo